Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
18:03
h
URGENTE

Los niveles de trihalometanos en El Condado empiezan a bajar

Madueño explica que las tuberías de carga en alta ya se han limpiado
Ver comentarios
|
18/07/2018
  • CISTERNAS. Dos niños llenan garrafas en Navas de San Juan.
    CISTERNAS. Dos niños llenan garrafas en Navas de San Juan.

Continúan los trabajos para intentar recuperar la normalidad en el suministro de agua en El Condado y podrían dar resultado en los próximos días. Los resultados de los últimos análisis empiezan a mejorar, pero todavía habrá que esperar para que se declare nuevamente como apta para el consumo humano.

Así se cumplen hoy seis desde que la Junta de Andalucía decretara no apta para el consumo humano el agua de 13 núcleos de población de El Condado, lo que supone más de 18.000 vecinos afectados. Desde la Subdelegación del Gobierno en Jaén se confía en que en breve las analíticas que se están realizando “casi a diario” confirmen la bajada de niveles de cloro residual y de trihalometanos, lo que permitirá que se levante la prohibición. Así lo explicó la subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño, a Europa Press, pero aseguró que todavía no puede concretar una fecha para el levantamiento de la prohibición. “Estamos haciendo análisis casi diarios y en el momento que los valores de trihalometanos bajen se podrá restablecer el suministro para abastecimiento humano”, aseguró, al tiempo que recordó que “en ningún momento” se ha interrumpido el suministro de agua para los otros usos”. Detalló que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya ha realizado la limpieza de las tuberías principales de carga en alta: “Son las que tienen la dificultad porque son más antiguas y porque la calidad del agua que llega del Dañador es una calidad más mala que la que tiene el Guadalmena o el Quiebrajano, porque es un agua que lleva más materia orgánica y más restos sólidos”.

Asimismo, se refirió a que los problemas se repiten “cuando hay una demanda grande de suministro”, como ocurrió los primeros días de julio y finales de junio “con llenados de piscina”. “Siempre suele ocurrir que los filtros tienen dificultad, se atoran y pasa el agua más turbia de la cuenta a las tuberías principales”, resaltó. Esto, unido a la alta carga de cloro que hay que propiciar para que el agua que llega finalmente a los depósitos hace que se produzcan una serie de reacciones químicas que llevan ese aumento de los niveles, como explicó. Madueño recordó que las obras de sustitución de las canalizaciones en alta están previstas “hace mucho tiempo”. De hecho, como recordó el proyecto está aprobado y cuenta con un presupuesto de diez millones de euros. En este sentido, indicó que se trabaja con el objetivo de que el proyecto pueda salir ya a información pública y que esté en licitación antes de final de año.