Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
21:36
h
URGENTE

Leonados que caen en picado

Un comportamiento humano inapropiado propició la muerte del animal del Charco de la Pringue

La intención era buena, pero el desconocimiento de cómo tratar un animal silvestre también fue grande. El buitre leonado que el pasado domingo fue rescatado vivo en el Charco de la Pringue acabó falleciendo víctima del estrés al que fue sometido.

“En estos casos hay que dejar que sean los profesionales los que intervengan, porque son los que saben cómo hacerlo”, manifiesta Juan Eugenio Ortega, delegado del Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. “Lo que se debe de hacer —añade— cuando se localiza a un animal silvestre con problemas, es llamar al 112 y ellos activarán el protocolo que sea más conveniente”. Ortega comenta que, según se ha podido saber, el buitre leonado estaba parado junto a la carretera que hay próxima al Charco de la Pringue. “La gente paraba los coches para tocarlo, sin tener en cuenta que se trataba de un animal silvestre ni el estrés a que lo estaba sometiendo”. Añade que el buitre no podía volar porque no había una corriente térmica ni un lugar que le permitiera el vuelo, por lo que acabó por caer en el Charco de la Pringue, conocido también como Charco del Aceite, un estanque natural que se encuentra en el término de Villanueva del Arzobispo. Una vez que cayó al agua unos bañistas lo rescataron y avisaron al 112, pero el animal falleció poco después víctima del estrés a que había sido sometido.