Actualizado
martes, 21 mayo 2019
04:28
h
URGENTE

Labradores en el Guadalquivir

Campillo del Río se echa a la calle para celebrar el día de su patrón, San Isidro
Ver comentarios
|
16/05/2019

Pueden presumir de muchas cosas en este bello rincón a orillas del Guadalquivir. De la tranquilidad de su vida cotidiana, de la hospitalidad de sus gentes y, por supuesto, de los buenos productos que se cultivan en su fértil vega. Campillo del Río, población de la colonización agraria en Andalucía —en la que sus primeros habitantes entraron en sus casas allá por 1956—, no tardó en convertirse en referente de cultivos como el espárrago y, en los últimos años, sus campos están salpicados por pimientos que después de consumen en medio mundo. No es extraño así que veneren a San Isidro, patrón de los agricultores. Así, cada 15 de mayo es un día especial en Campillo y este año, no podía ser menos. Una jornada espléndida se despertó para sacar a todos sus vecinos a disfrutar en la calle en la jornada en la que las celebraciones religiosas son las protagonistas, primero con la eucaristía por la mañana y la multitudinaria procesión, por la tarde. Y es que otra de las características que destacan en esta población unida a Torreblascopedro, como destaca la delegada especial de su Ayuntamiento, Ana María Ramos, es cómo sus vecinos se implican en la celebración, con una unión digna de resaltar.

Y así fue una vez más. Este año, además, San Isidro contó con una peculiaridad más. La banda sonora la puso la Banda Municipal de Torreblascopedro y Campillo, que volvía a las fiestas después de unos años con otras formaciones. Su música sacó a la gente a la calle, con la diana floreada, llevó en volandas a las damas, reina y míster —otra novedad— y resonó a los cuatro vientos cuando el patrón salió a la calle. Otra de las señas de identidad son las carrozas engalanadas, que acompañan a la comitiva y aportan un ambiente festivo extraordinario. Además, entran a concurso. Pero todo esto solo es el comienzo. Todavía queda mucho por delante hasta que, en la madrugada del domingo, llegue la traca fin de fiestas.

Hoy los niños son los grandes protagonistas. A lo largo de la jornada, hay previstas actividades como una exposición de dibujos, desde la once de la mañana, y el parque infantil gratuito de Diviertt. A la una, bocadillos y refrescos para que todos repongan fuerzas y estén preparados para las cucañas, a las cuatro, y la carrera de cintas, a las seis. Por la noche, la verbena volverá con la orquesta ¡Melodías! y el concurso del baile de la escoba. Mañana habrá, en torno al mediodía, los concursos a los mejores espárrago y cebolla y el mejor salmorejo, todo como aperitivo de la gran paella que compartirán los campilleros. Para la tarde, está prevista la actuación del joven Dani Botillo y una gran fiesta vintage de los años 80. Por la noche, de nuevo verbena. En esta ocasión, con Moonlight.