Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
20:07
h
URGENTE

La Residencia de Personas Mayores de Jimena —gestionada por Clece— ofreció un gran lección de integración social. Los residentes ejercieron como anfitriones de pacientes de la Comunidad Terapéutica del Hospital de Jaén —personas que se encuentran en tratamiento psiquiátrico—, que acudieron al municipio, visitaron sus encantos monumentales, compartieron instantes en el centro de ancianos y, luego, participaron en una conferencia sobre cómo se hace Diario JAÉN y compartieron un almuerzo entre un magnífico ambiente festivo alentado por un espíritu integrador. Para unos y otros fue un día excelente, que les valió para romper la rutina. Además, partió de una manera casi espontánea, que se hizo realidad gracias al compromiso social de Clece. Esta empresa se encarga de la limpieza de los centros hospitalarios, pero tiene una vocación por impulsar iniciativas para personas en situación de vulnerabilidad o, simplemente, que necesitan un apoyo extraordinario.

La directora de la Residencia de Mayores de Jimena, Rocío Molina Carrasco, al igual que otras trabajadoras, acuden —los miércoles por la tarde— al taller de manualidades de la Comunidad Terapéutica de Jaén. Y allí las personas que están en el hospital o las que acuden a este servicio le preguntaron cuál era su municipio y le dijeron que le gustaría conocerlo. Clece recogió el “guante” y, dentro de su programa social, fletó un autobús que recogió a los usuarios de la Comunidad que quisieron acudir, a su responsable y a algunos de las personas que trabajan en este proyecto. Llegaron a Jimena por la mañana y desayunaron en el paraje de Cánava. Luego, visitaron el Castillo, la iglesia, las calles del casco histórico y, al final, estuvieron con los mayores del centro.

“Clece no solo trabaja en la limpieza de los hospitales, sino que también está implicada en talleres que favorecen a muchas personas. Allí surgió esta idea, que se materializa hoy”, explica Rocío Molina Carrasco, la directora de la Residencia de Mayores, que también participa en el taller de manualidades de esta comunidad.

Por otro lado, Loles Cañadas, una de las monitoras, señala: “Es un ejemplo de integración dentro de esta convivencia intergeneracional. Salir fuera a una actividad cultural siempre resulta muy enriquecedora. Además, también vale para desestigmatizar a las personas y poner en auge su valía”. Acudieron alrededor de una docena de personas que pertenecen a la Comunidad Terapéutica del Complejo Hospitalario de Jaén. No son todos los que forman parte de este servicio de atención, pero algunos se quedaron en Jaén para asistir a programas ocupaciones y a otro tipo de actividades que tenían programas para la jornada. El interés que demostraron en cada una de las explicaciones fue mayúsculo, al igual que la integración —desde el primer momento— en la actividad programada.

Algunos vecinos de Jimena se interesaban por el acto y salían a la calle para interactuar. Cuando llegaron a la Residencia, estuvieron en las salas de estancia con los mayores, con los que pudieron conversar. También visitaron las zonas de rehabilitación, la cocina y otros espacios del centro de ancianos en los que destacaron el confort y la adaptación para que los mayores se muestren atendidos y, a la vez, integrados dentro de su territorio. La alcaldesa de Jimena, Esther Ulloa Navarrete, también se incorporó a la visita. Antes del almuerzo, dirigió unas palabras, que valieron para darles la bienvenida. “Estamos encantados de que estéis aquí. Jimena es vuestro pueblo, vuestra casa. Gracias a Clece por hacer realidad esta visita”, dijo en su intervención.

Experiencia novedosa. La delegada de Salud e Igualdad, Teresa Vega, —responsable de las acciones de la Comunidad Terapéutica, ya que es una acción sanitaria, y también de las políticas de mayores— se incorporó también a la actividad. “Se trata de una experiencia novedosa. Buscamos que los mayores que viven en el ámbito rural se encuentren totalmente integrados y conserven su actividad y vitalidad. En este caso, se trata de una experiencia con los pacientes de Salud Mental, que se acercan al municipio, interactúan con los mayores y se interrelacionan. De esta manera, se benefician unos y otros con actos que rompen la monotonía y animan la integración social, a la vez que favorecen un envejecimiento saludable”, afirma Teresa Vega.

El almuerzo fue un momento especial, en el que se pudieron compartir las experiencias. Los mayores preguntaban a los usuarios de la Comunidad Terapéutica del Hospital de Jaén sobre sus municipios o sus inquietudes, mientras que estos también se interesaban por aspectos de Jimena o sobre otros municipios de Sierra Mágina, a los que pertenecen algunos de los residentes. El intercambio de experiencias fue realmente enriquecedor en una iniciativa que nació de Clece y que, pese a que fue bastante sencilla, contó con muchos alicientes para que resultara inolvidable. Seguro que hoy muchos de ellos ya piensan en cuándo será el próximo encuentro, ya que este les valió para sentirse muy útiles, vivos e integrados en una provincia que cuenta con una amplia diversidad de colectivos que la hacen mucho más rica.

¿Qué le ha parecido la jornada de convivencia celebrada en jimena?
idcon=13035431;order=22

Andrés Feligreras Ramírez

Guía de Jimena

“La visita ha servido para que conocieran un poco del pueblo. Jimena tiene mucho por descubrir, aunque hemos insistido en el Castillo, la iglesia y la parte antigua. Aquí nos llaman y cada día vienen grupos más numerosos. Ha sido una visita que ha resultado tremendamente agradable y en la que he encontrado un grupo que ha puesto un enorme interés en conocer todos los atractivos de este municipio. A mí me gusta siempre recomendar Cueva de la Graja, el Pinar de Cánava y que degusten nuestras delicias gastronómicas”.