Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
23:33
h
URGENTE

La “receta” de cómo hacer un periódico llega a Torres

Diario JAÉN se acerca hasta el alumnado del colegio Aznaitín

Diario JAÉN continúa su recorrido por diferentes colegios de la provincia para acercar a su alumnado el XXX Concurso de Redacción Prensa-Escuela “Jóvenes Periodistas”. En esta ocasión, el periódico visitó el municipio de Torres, un lugar cargado de belleza, perteneciente a la comarca de Sierra Mágina, que se emplaza en la falda del Cerro de la Vieja.

Sinónimo de historia y de naturaleza, este pueblo destaca por su abundancia de agua y sus amplias zonas de vegetación arbórea donde predominan los pinos y las encinas. También ocupa un lugar importante en Torres el cultivo del olivar y el de la cereza, una fruta cuyas plantaciones ofrecen magníficas producciones.

Hablar de este municipio conlleva hacerlo de sus paisajes y de su antigüedad. No en vano, en el término torreño se encuentra uno de los testimonios más antiguos de la presencia del hombre en la provincia de Jaén: las pinturas rupestres de la Cueva del Morrón, de época paleolítica. El núcleo urbano de Torres debió tener su origen entre los siglos VIII y IX, en una de las numerosas alquerías o aldeas que, según fuentes árabes, poblaban la zona de Sumuntan (Sierra Mágina). Por su localización en una zona de frontera entre musulmanes y castellanos tuvo una Edad Media azarosa.

Con el paso de los siglos, este territorio ejerció de campo de batalla y fue conquistado en numerosas ocasiones, especialmente, a lo largo de la época medieval. En 1538, Carlos V vendió Torres a su secretario, Francisco de los Cobos, gran mecenas del Renacimiento en la ciudad de Úbeda y su comarca. Desde entonces, el municipio formó parte de un extenso señorío hasta el año 1812.

En lo que respecta al patrimonio histórico de Torres, es muy reseñable su “guiño” al Renacimiento. Como ejemplo, destaca la iglesia de Santo Domingo de Guzmán —edificio religioso que se construyó entre los siglos XVI y XVII— o el palacio de los Cobos —también llamado del Marqués de Camarasa—, que fue construido en 1565 y recuerda el esplendor que vivió el pueblo a partir de que Carlos V lo cediera a su secretario. Por otra parte, Torres también posee varios ejemplos de la arquitectura vernácula de los siglos XVII y XVIII, como la casa en piedra de Eduardo Ortega, que conserva la portada adintelada con pilastras laterales pese a sus cambios.

De Torres también sobresale el carácter afable de sus gentes. Más de 1.500 habitantes residen en el municipio, de los cuales varias decenas son pequeños estudiantes del colegio Aznaitín. Este centro educativo abrió sus puertas a Diario JAÉN y a su director, Juan Espejo. Él fue el encargado de realizar una completa y amena presentación con el propósito de que el alumnado de Educación Primaria conociera, de primera mano, la historia del periódico provincial.

Así, los pequeños aprendieron numerosos detalles significativos del trabajo de la Redacción. En definitiva, la “receta” de cómo se prepara y cocina una publicación diaria que da cabida, en sus páginas, a todo aquello que concierne a los 97 municipios que conforman el “mar de olivos”. Muchos aspectos gustaron a la chavalería, especialmente, los artilugios y fotografías antiguas que mostró Juan Espejo.

“Sorpresas” del alumnado por el antes
y el después
idcon=13287709;order=28

Los alumnos del colegio Aznaitín, de Torres, quedaron muy sorprendidos con los diferentes objetos que Juan Espejo sacó de su maleta especial. También asombró a los escolares ver cómo avanza la tecnología en el trabajo de un periódico. Hoy ya es posible que un redactor puede elaborar su crónica, desde el exterior, con un teclado portátil conectado a su teléfono móvil.