Actualizado
sábado, 21 octubre 2017
16:19
h
URGENTE

Cortijos Nuevos de viste de gala para festejas el día grande de su patrona

En plena Sierra de Segura, la pedanía de Cortijos Nuevos es uno de los rincones de la provincia jiennense donde se honró a la Virgen del Pilar. La patrona de la aldea cuenta con un gran número de devotos y un gran arraigo popular. Por ello, cientos de vecinos procedentes de toda la comarca y de fuera de la provincia acompañaron a la pequeña imagen desde la parroquia de San Rafael Arcángel. Durante su recorrido, se sucedieron los sones de la charanga Los Pizarrines.

Rodeado de un paraje inigualable, Cortijos Nuevos se afanaba desde bien temprano en dejarlo todo listo para vivir un gran Día de la Hispanidad. Con aire festivo y con amenaza de lluvia —que posteriormente se tornó en calor veraniego— amanecía la aldea que se engalanaba para ver pasear por sus calles a la imagen más grande para los vecinos, la Virgen del Pilar. Calles repletas de un mercadillo y cacharricos, hasta un puesto de churros y chocolate abrían sus puertas. En Cortijos Nuevos están de fiesta hasta el domingo, pero ayer fue el día más importante. La programación de este día marcado en rojo en el calendario para todos los vecinos arrancó con una diana amenizada por los Pizarrines. Y, a continuación, los actos religiosos centraron la agenda. Desde las diez la gente se agolpaba en la iglesia, para acudir al rezo del Santo Rosario. Posteriormente, en un templo en el que no cabía un alfiler —la gente salía por la puerta y ocupaba parte de la plaza principal— comenzó la eucaristía, presidida por el párroco de Cortijos Nuevos, Javier Jaimes. La misa contó con la cánticos del grupo parroquial. Minutos después, la Virgen del Pilar se preparaba para salir de la parroquia. Lucía andas de plata, un manto rojo, especial para la ocasión, que fue donado en 2012 por la familia Ruiz Torres Pérez y flores con nardos y rosas. La patrona, portada por una veintena de cofrades, estuvo arropada por los vecinos, por la Charanga de La Puerta de Segura y, cómo no, con los miembros de la Guardia Civil, que en el día de la festividad de la patrona no dudaron en unirse al cortejo. La hermana mayor, Fina Alba Urbano, y miembros de la Corporación Municipal presidieron también el cortejo. El desfile transcurrió por las calles de la pedanía, cuyas viviendas lucían banderas de España y de la Virgen del Pilar. Al término de la procesión, que se prolongó durante más de una hora, la gente regresó al templo. En esta ocasión, para recoger panes bendecidos por la patrona, que se encargaron de repartir los miembros de la hermandad. Lejos de concluir la fiesta, las familias disfrutaron de una jornada de convivencia, que se prolongó durante todo el día.

La programación festiva se prorrogará hasta el próximo domingo y cuenta con un buen número de actividades. Tras dejar atrás el triduo, la ofrenda floral y la procesión, los habitantes de Cortijos Nuevos podrán disfrutar de actividades para los más pequeños, con juegos tradiciones para reavivar el folclore popular y los bailes folclóricos. También habrá competiciones de petanca, que según indicó la alcaldesa de Segura de la Sierra, Esperanza Chinchilla, se han recuperado después de que desaparecieran. Tampoco faltan las verbenas con buena música para poner el broche a las jornadas. Además, en esta edición Diario JAÉN estuvo presente en las fiestas y acompañó a los vecinos con amplios reportajes sobre la celebración y la medalla de la Virgen del Pilar de la pedanía. La iniciativa cuenta con la colaboración de Caja Rural de Jaén y la Diócesis. La iniciativa se desarrolla con el propósito de dar a conocer las tradiciones de los pueblos de la provincia y materializar la devoción popular.