Actualizado
miércoles, 21 noviembre 2018
09:25
h
URGENTE

La Laguna de Baeza “vuelve a la vida” gracias a las lluvias

Satisfacción entre la comunidad de regantes por la buena situación
  • BUENAS VISTAS. La Laguna de Baeza luce espléndida y “a rebosar” tras un invierno y primavera cargados de precipitaciones.
    BUENAS VISTAS. La Laguna de Baeza luce espléndida y “a rebosar” tras un invierno y primavera cargados de precipitaciones.

Profunda satisfacción es la que sienten los agricultores que se benefician del agua, que vuelve a brotar en Baeza. La Laguna, el humedal más importante de la provincia, deja atrás los días de sequía, a la vez que elimina “de un plumazo” todos los problemas de los regantes, que ahora se ven capaces de afrontar la época estival y proporcionar de agua suficiente a un inmenso mar que está compuesto por más 100.000 olivos.

“La Laguna está hasta arriba”, dice con mucha ilusión el secretario de la comunidad de regantes, Juan Antonio Porras, sobre una situación que alegra sobremanera a los que conforman este colectivo, ya que, tal y como asegura Porras, llevan “tres años difíciles” debido a la escasez “tan acusada” de precipitaciones en toda la provincia pero, en especial, en las inmediaciones de La Laguna.

“Está bajando mucha cantidad de agua por el río Torres”, puntualiza, algo que hace que La Laguna esté “a rebosar”. En total, son más de 350 agricultores los que se benefician de este humedal, todos dedicados a la producción y el trabajo en el sector agrícola del olivar, el más extendido en la provincia de Jaén. En esta línea, el responsable de la comunidad de regantes, hace hincapié en que los problemas que tenían los solventó “el cielo, y no la actividad del hombre”.

Sin embargo, no todo es “color de rosa” para los trabajadores del campo baezano, pues uno de los contratiempos que ya acusaban con fuerza hace más de un año continúa causándoles quebraderos de cabeza. A este respecto, Porras se refiere a los problemas con las concesiones y los “robos de agua”, tras los que está el Seprona, la Delegación de Medio Ambiente de la Junta y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Lo que ocurre con este asunto, según detalla el secretario de la comunidad de regantes de La Laguna, es que se produce desde hace mucho tiempo, pero como ahora no hay escasez de agua, no es tan acusado como en otras ocasiones.

A pesar de este “bache”, que se sostiene en el tiempo y que Porras espera que se solucione “de forma inmediata”, la lluvia ha llenado de alegría, además de agua, tanto a La Laguna como a los miembros de la comunidad de regantes, que, desde hace unos años, veían como 1.200 hectáreas de tierra, que ocupan en torno a 100.000 olivos, estaban secas.

En aquel momento, el secretario de la comunidad de regantes, que son beneficiarios de unos derechos sobre las aguas del río Torres, hizo hincapié en la “insostenibilidad” de una situación que se veía agravada por los “robos de agua”. Y es que otros agricultores “se apropiaban” del pequeño hilo del agua que, en aquel entonces, discurría río abajo.

Este problema aún no encuentra solución, a pesar de que se trabaja desde la Administración andaluza y las entidades con competencias para ello. No obstante, la cantidad de agua de la que disfrutan en La Laguna es más que suficiente para los más de 300 agricultores que se benefician de ella, “incluso para los que la roban”. En definitiva, Porras quita hierro a este asunto y afirma que, a estas alturas, “ni se acuerdan” de aquellos años de sequía en los que la producción y el trabajo agrícola se vio maltratado por la escasez de precipitaciones. No obstante, eso es pasado, y los regantes del humedal de Puente del Obispo miran hacia el paraje y La Laguna con alegría. “Da gusto verlo ahora”, asegura el responsable. En este sentido, no sabe si volverán a sufrir los estragos de la sequía durante los próximos años, pero lo que es seguro es que es un buen momento para la producción.

Los embalses de Jaén “rebosan agua” y le dicen adiós a los años de sequía

Los embalses de la provincia se encuentran en una muy buena situación. Así, muchos de ellos rozan el lleno, mientras que al de Siles no le cabe más agua. Entre los pantanos que rondan el 99% de capacidad están el Aguascebas y el Dañador. Otros, como el Guadalén, se sitúan en cotas que oscilan el 90%. En este sentido, son cifras que, de cara a la época estival, suponen todo un aliento de esperanza para el sector primario de la provincia, ya que los agricultores contarán con agua suficiente para colmar sus cultivos. Al embalse Rumblar también le falta poco para llegar al lleno, pues según los últimos datos del estudio aportado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ronda el 83% de su capacidad total. Así, todos los pantanos de Jaén se encuentran en una situación que, aunque mejorable, es bastante buena para el olivar, pues casi todos los embalses superan con creces la mitad de su capacidad. Solo el Giribaile, que se sitúa en el 44,3%, es el que se benefició en menor medida de las lluvias que azotaron Jaén. Aún así, y en comparación con el resto de las provincias andaluzas, la media de Jaén es del 65,35%, bastante superior a la de Granada, pero muy por debajo de Sevilla o Huelva, que rozan el 100%.