Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
14:34
h
URGENTE
  • DICIEMBRE DE 2016. Un maestro elabora aceite en presencia de Víctor Torres y Francisco Javier Fernández. (Agustín Muñoz)
    DICIEMBRE DE 2016. Un maestro elabora aceite en presencia de Víctor Torres y Francisco Javier Fernández. (Agustín Muñoz)

La Consejería de Turismo y Deporte ha declarado la Fiesta de la Aceituna de la ciudad de Martos de Interés Turístico de Andalucía, una figura creada por el Gobierno autonómico para reconocer el atractivo de determinados festividades o enclaves y reforzar su promoción.

La designación, que tiene carácter indefinido, se publica este lunes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). La fiesta marteña, que se desarrolla durante la primera semana de diciembre culminando el día 8, conmemora la recogida de la aceituna y homenajea el trabajo de los aceituneros.

La celebración tiene como actos más destacados una emulación de extracción de aceite con una prensa de husillo y la distribución del denominado hoyo aceitunero (una bolsa con pan, aceite de oliva, aceitunas, bacalao y agua).

La Fiesta de la Aceituna se celebra desde 1981, con lo que cumple ya 36 ediciones, y reúne cada año a más de 25.000 visitantes, algunos de ellos procedentes de Toledo, Salamanca, Granada o Córdoba y de la comunidad de Galicia. La oferta de actividades incluye, además del acto de extracción de aceite por parte los maestros de almazara ya citado, un pregón, una ofrenda floral y unas jornadas, entre otras.

A través de una nota, el consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, ha destacado que la aceituna, el olivar y el aceite están íntimamente ligados a la vida de los marteños tanto a nivel económico como de identidad cultural, por lo que ha incidido en la importancia del oleoturismo para generar riqueza en las economías locales y para reforzar la autenticidad de la oferta del destino Andalucía.

Ha afirmado, además, que el aceite de oliva, principal exponente de la dieta mediterránea, es un recurso gastronómico en sí mismo porque está presente en todo el recetario de la región. Es también un reclamo cultural porque su producción tiene una tradición milenaria en la comunidad y ofrece un conjunto de recursos y de vivencias que son únicas en el mundo.

Así, el consejero ha apostado por reforzar la creación de productos turísticos en torno a estos recursos para satisfacer las expectativas de unos viajeros cada vez más interesados en vivir experiencias en los destinos, al tiempo que ha asegurado que el patrimonio que constituyen las almazaras y los paisaje de olivos en multitud de municipios de Jaén ya son un enorme atractivo para la visita, más allá de la gastronomía.