Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
16:07
h
URGENTE

Éxito del teatro en la Casa de la Juventud

El grupo municipal representó la obra “Danza de la Muerte”
Ver comentarios
  • REPRESENTACIÓN. Foto de familia de los actores del taller municipal de teatro tras la función.
    REPRESENTACIÓN. Foto de familia de los actores del taller municipal de teatro tras la función.

El aforo de butacas del patio de la Casa de la Juventud se llenó para presenciar la escenificación de la obra “Danza de la Muerte”, adaptación del poema medieval realizado por los miembros del Taller Municipal de Teatro de La Carolina, que dirige la inglesa Kate Cervenka. La actividad teatral puso de manifiesto que “las personas son todas iguales cuando mueren, es decir, que da igual la clase social porque, al final de la vida, todas pasan por el trance de la muerte, que no distingue ni ofrece ningún tipo de privilegio a los ciudadanos y, por tanto, es igual el rico que el pobre, el millonario o el vagabundo”. La Danza de la Muerte o Danza Macabra es un género artístico tardo-medieval cuyo tema era la universalidad de la muerte. Se trata de un diálogo en verso y por tanto representable, en que una personificación alegórica de la muerte, como un esqueleto humano, llama a personas de distintas posición social o en diferentes etapas en la vida para bailar alrededor de una tumba. Típicamente estas figuras eran el Papa, el Obispo, el Emperador, el Sacristán, el Labrador o las doncellas, entre otros personajes. La muerte les recuerda que los goces mundanos tienen su fin y que todos han de morir. Se cree que las danzas macabras eran de hecho bailadas y representadas teatralmente en el siglo XIV. Los personajes de este taller demostraron su profesionalidad sobre el escenario ante un público totalmente entregado que les obsequió con una gran ovación al término del espectáculo. Precisamente, este taller se ha consolidado como una de las ofertas culturales más importante de La Carolina. Su repertorio no tiene límites, ya que ha puesto en escena obras de autores de renombre, desde Aristófanes a Shakespeare, además de otras obras propias.