Actualizado
martes, 11 diciembre 2018
13:39
h
URGENTE

El temporal “Ana” causa destrozos
en la ciudad

Las fuertes rachas de viento sufridas provocan la caída de varios árboles que dejaron escasos daños en la zona
Ver comentarios
|
14/12/2017
  • TIEMPO. Las rachas de viento derribaron un árbol en el conocido paraje de Pilar de la Dehesa.
    TIEMPO. Las rachas de viento derribaron un árbol en el conocido paraje de Pilar de la Dehesa.

El pasado domingo comenzó a sentirse la llegada de “Ana” en el municipio galduriense. Las rachas de viento provocaron la caída de varios árboles. Uno de ellos cayó próximo al colegio de educación primaria Doctor Fleming, sin que se contabilizasen víctimas. Otro de ellos, de más de catorce metros, se desplomó en el conocido paraje Pilar de la Dehesa. El hecho de que la caída se produjera de noche provocó que los daños causados fueran menores.

El enorme árbol cayó sobre los antiguos lavaderos, donde todavía sigue existiendo un pilar que continúa siendo utilizado por los labradores y demás vecinos. Este enclave, situado a las afueras de la ciudad, es bastante frecuentado por quienes realizan senderismo. Sin embargo, el hecho de que la caída se produjese durante la madrugada, causó solamente daños sobre la cubierta de los lavaderos. Por otro lado, en un edificio de la calle Los Molinos se desprendieron varios casquetes provenientes de unos azulejos situados en la parte exterior de una terraza, que tampoco causaron daños. Ya, por la mañana, tanto los fragmentos como los árboles fueron retirados, continuándose con el transcurrir habitual de la jornada.

TERRENOS. En lo que respecta al campo, los aceituneros están satisfechos con el agua caída durante estos días. Sin embargo, tal y como apuntan, no es suficiente si se tiene en cuenta la escasez de lluvias durante los últimos meses. Ramón González, uno de los propietarios de una parcela situada en las proximidades del cerro Nando, afirma: “El agua siempre es beneficiosa, aunque estemos en plena temporada de recogida de la aceituna, pero no es suficiente lo que ha caído durante estos días. Esperemos que a lo largo de las fiestas vuelvan las nubes, porque no hay que olvidar que el campo necesita agua todo el año. La cosecha se recoge una vez, pero necesita de más precipitaciones porque no hay más que ver cómo está la aceituna”.

“Ana” se dejó sentir también en los colegios. Los profesores ya informaron a los alumnos de que podían permanecer en las aulas si no querían salir durante el recreo, pues las bajas temperaturas, sumadas a las rachas de viento, hacen que la sensación de frío se incremente. Durante los próximos días, se espera un tiempo soleado, aunque las temperaturas continuarán siendo bajas en la región.

Las fuertes rachas de viento provocaron también que fueran pocos los tractores que se adentraron en los campos. Manuel Díaz, vecino de la ciudad, tuvo que llamar a la grúa porque su tractor se quedó atrapado en el barro. “No sabía si venir o no, porque es complicado poder adentrarse con el vehículo en estas tierras, pero he venido para ver si todas están bien. Los robos todavía siguen produciéndose y no quiero que los ladrones aprovechen el temporal para colarse en mis olivas y dejarme sin la cosecha, como le ha sucedido a mi cuñado”. Aunque la Guardia Civil continúa con las investigaciones abiertas sobre el robo de aceituna, los vecinos que dependen en gran parte de la recogida de aceituna prefieren mantenerse cautos.

Las bajas temperaturas también provocaron una importante presencia de resfriados, sobre todo entre los mayores y los más pequeños. Rosa Prieto es madre de uno de los niños y, según declara, “prefiero que mi niño se vacune contra los resfriados. Aunque yo conozco madres que prefieren que sus hijos no sean vacunados, yo me encuentro en la obligación de vacunar a mi hijo porque pienso que es lo correcto”, y continuó, “aunque ha hecho mucho frío, cuando vi que venía un temporal llamado “Ana”, no me lo he pensado dos veces y vine al centro de salud”.