Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
15:42
h
URGENTE

“Fue una experiencia arrolladora”

Andrea Gómez recuerda de su etapa el impulso a la política con mayúsculas
Ver comentarios
|
15/03/2019
  • Image

Como concejal de Cultura, Juventud y Deportes en Torredonjimeno comenzó Andrea Gómez su trayectoria en el mundo de la política, y durante el debate recordó que aunque eran tiempos complicados, el equipo que formaba parte de la Diputación en la época en la que estuvo, entre 1995 y 1999, era muy trabajador: “Se hacía una política muy educada y correcta”.

Gómez rememoró las palabras que le dijo el por entonces presidente de la Diputación, Felipe López, de que quería dar desde la institución provincial un gran impulso a la cultura: “Se me quedaron grabadas en sangre y a partir de ese momento se hizo una cultura con mayúsculas, que priorizaba el patrimonio histórico, como mostraba el hecho de que en cada municipio de la provincia se empezaron a realizar excavaciones arqueológicas porque teníamos un potencial tremendo para sacarle partido”. Se creó esa conciencia, apuntó, y se crearon asociaciones como la de los Amigos de los Íberos. Y también hizo referencia a su etapa como delegada de Cultura de la Junta de Andalucía. “Fui la primera mujer que entró a dirigir esa cartera”, manifestó.

De aquella época subrayó la buena confluencia entre las administraciones. “Todo eran convenios tripartitos entre los ayuntamientos, la Diputación y la Junta de Andalucía”, afirmó, tras lo que recordó, entre otras muchas acciones realizadas, que la institución provincial de aquella época fue la que sentó las bases para la declaración de las ciudades de Úbeda y Baeza como Patrimonio de la Humanidad.

Los convenios para la creación de espacios escénicos fue otra de las iniciativas que destacó, puesto que se crearon 25 en la provincia y 10 museos. Y lo más importante que destacó de su etapa es que había un aforo en Andalucía de 10.000 butacas y crearon en la provincia 10.653, por lo que si la media era de 9 butacas por cada 1.000 habitantes, en Jaén había 16 por cada 1.000, casi el doble. Además subrayó la apuesta por otras instalaciones como la de Jacinto Higueras de Santisteban del Puerto, que recoge el importante patrimonio local: “En la actualidad se trata de lugares que generan muchas visitas y suponen un importante recurso”.

La puesta en valor de la importancia de las bibliotecas es otra de las cuestiones que destacó de su etapa, además del hecho de que se pusiera internet en todas ellas. “Trabajamos en el fomento de la lectura a través de diferentes campañas, de forma que pasamos en unos años de 82.000 a 477.000 usuarios de estas instalaciones, y también impulsamos festivales como el de Música Antigua de Úbeda y Baeza o Etnosur, que en la actualidad han adquirido unas dimensiones que ni tan siquiera imaginábamos”, argumentó Andrea Gómez.

Eso sin olvidar, apuntó, que se sentaron las bases para la puesta en marcha del actual Museo de Arte Íbero de Jaén. “Nosotros luchamos por la reversión de la antigua cárcel. Recuerdo a Carmen Calvo y a la asociación Amigos de los Íberos en la manifestación. Porque se hizo un trabajo social muy importante”, afirmó.

Como anécdota curiosa recordó que la presidenta del colectivo, Pilar Palazón, pensó en invitar al rey a la primera exposición temporal del Museo Provincial y, aunque no pudo ser, sí que vino el por entonces príncipe, Felipe VI. Ahí, rememoró, se comprometió a volver a Jaén para inaugurar el Museo de Arte Íbero, como finalmente se cumplió el pasado mes de diciembre de 2017. “Es verdad que antes había un gran compromiso por parte de los políticos con la ciudadanía, a la que nos dedicábamos en cuerpo y alma”, concluyó Gómez.

Conciliación de la vida familiar y laboral

Tenía 24 años y me encontré muy joven, en un mundo de hombres y con muchas cosas que cambiar. Cuando echo la vista atrás me doy cuenta de lo valiente que fui, porque tenía ganas de colaborar con mi pueblo y con mi provincia, y la experiencia fue arrolladora”, resumió Andrea Gómez su etapa, que además coincidió con la época en la que, rememoró, las mujeres salían de sus casas y ocupaban puestos de relevancia en diferentes ámbitos de la sociedad.

También habló de conciliación, puesto que le pillaron sus dos embarazos en ese tiempo. El primer parto se le adelantó, rememoró, y con los puntos de la cesárea pidió el alta voluntaria para votar en el pleno para aprobar los presupuestos en la Diputación, y con el segundo comenzó a manchar durante una visita de Carmen Calvo. “Ahora me río, pero son días que se quedan para mí. Además, con 24 años se puede con todo y te ilusionas con el proyecto que tienes en marcha”, concluyó Gómez.