Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE

Final a un largo camino

El lince “Litio” ha sido trasladado a tierras andaluzas tras ser capturado en el área de Barcelona “sano y salvo”

Una larga travesía de miles de kilómetros que se acerca a su final. “Litio”, el lince ibérico que fue descubierto, hace varios días, en tierras barcelonesas y capturado por personal especializado, ha sido trasladado hasta Andalucía. El felino, que huyó hace más de dos años desde Portugal, regresa hasta la zona sur de la Península para entrar en proceso de vigilancia y, así, poder ser reintroducido en un hábitat adecuado. Y es que el animal fue localizado, en Cataluña, en el Bajo Llobregat concretamente, lejos de las condiciones más óptimas y recomendables que pudieran garantizar su correcta habitabilidad y desarrollo. La zona en la que se encontraba está alejada de las áreas de distribución de su especie, de ahí que fuese necesario atraparlo por su bien.

El personal del proyecto de protección y conservación trabajó, en todo momento, en estrecha colaboración con agentes rurales de la Generalitat. Así, durante la operación de búsqueda y captura del felino fue preciso contar con jaulas-trampa con reclamo para llamar su atención. Después de “cazarlo”, los biólogos y veterinarios que participaron en el dispositivo comprobaron su estado de salud. Con posterioridad, los técnicos descargarán la información acumulada en el collar emisor que llevaba “Litio” para conocer, con detalle, el recorrido que ha realizado. Un camino kilómetro, que se inició hace 19 meses, cuando se le perdió la pista en el Instituto de la Conservación de la Naturaleza y de la Biodiversidad de Portugal después de que dejara de funcionar su collar GPS.

La “aventura” de este ejemplar macho demuestra la capacidad de esta especie felina para poder recorrer grandes distancias y salvar los obstáculos que suponen las infraestructuras viarias. Aunque es cierto que existen experiencias previas, no deja de sorprender que un animal habituado a ciertas situaciones naturales haya conseguido sobrevivir tanto tiempo fuera de su hábitat de origen donde fue reintroducido tras su nacimiento. El viaje emprendido por “Litio” llama aún más la atención por el destino al que acudió, Cataluña, un área donde no es habitual la presencia de este tipo de animales.

Una vez efectuada la captura de este lince, los integrantes del proyecto “LIFE+Iberlince” emprendieron el viaje de vuelta hasta los centros de cría de La Olivilla, en Santa Elena, y posteriormente al de Granada, de donde es muy posible que regrese a Portugal. “Litio” fue encontrado por agentes rurales de la Generalitat de Cataluña después de que un vecino lo sorprendiera en una finca privada de cerezo, en el municipio barcelonés de Santa Coloma de Cervelló. Sin duda, un animal aventurero con miles de kilómetros en sus patas. Él ha sido protagonista de una intensa acción de protección de tantas como se ejecutan desde el proyecto Iberlince para tratar de salvaguardar una especie que, poco a poco, perdura.