Actualizado
domingo, 09 diciembre 2018
21:40
h
URGENTE

Expertos en espeleología buscan a Christian en simas y cavidades

La Guardia Civil mantiene abierta una investigación sin desacatar ninguna hipótesis
Ver comentarios
|
07/12/2018
  • ESPECIALIZACIÓN. Miembros del Grupo de Espeleología de Villacarrillo (GEV) revisan un plano con los lugares de búsqueda.
    ESPECIALIZACIÓN. Miembros del Grupo de Espeleología de Villacarrillo (GEV) revisan un plano con los lugares de búsqueda.

Hoy se cumple una semana sin saber nada de Christian Fajardo Serrano, el joven 18 años desaparecido en Cortijos Nuevos. Desde entonces, familiares y voluntarios lo buscan palmo a palmo por las inmediaciones del municipio segureño. Más de ochenta personas, coordinadas por la Guardia Civil, participan día a día en un operativo que, hasta ahora, no ha ofrecido resultados alentadores. Expertos del Grupo de Espeleología de Villacarrillo se incorporaron ayer a las tareas de localización. Siete espeleólogos se adentraron en cuevas y simas de Segura de la Sierra. Entraron en veinte cavidades, en las que no se encontró rastro alguno del joven. Los miembros de la entidad villacarrillense, que se ofrecieron como voluntarios, tienen un amplio conocimiento de la zona, que han recorrido a pie en diferentes ocasiones. También realizaron observaciones con prismáticos desde “El Yelmo”, con el objetivo de analizar posibles lugares a los que Christian pudiera haber llegado caminando. Su colaboración es muy importante, porque la zona de búsqueda es terreno muy abrupto, con numerosas simas y cuevas.

El joven, que vive en Granada, acudió a Cortijos Nuevos, donde reside su madre, para pasar el fin de semana y trabajar en los trabajos de recogida de aceituna. El pasado viernes, alrededor de las siete de la tarde, envió un mensaje de texto a un amigo en el que le comunicaba que se marchaba al monte. No obstante, no especificó zona alguna. Esa falta de claridad dificulta las labores de búsqueda al no haber ninguna zona concreta para tomarla como punto de partida en las labores de localización. Desde que se inició su búsqueda el pasado sábado por la mañana, son pocas las pistas, además del rastro de su móvil, de las que pueden tirar. Los testigos que declararon haberlo visto lo situaron, primero, el viernes a mediodía, en el cruce de Payer, cortijada próxima a Las Lomillas, donde suele celebrarse la Romería de San Isidro. También hay otra persona, un testigo fiable, que afirmó haberlo visto después, en torno a la medianoche en la rotonda del centro, por donde pasa la A-317. Los investigadores mantienen todas las hipótesis abiertas, entre ellas, de que se trate de una desaparición por su propia voluntad. La familia está desesperada por la falta de avances en un caso que los investigadores califican de “inquietante”.

Christian Fajardo cuenta con 18 años, mide 1,80 metros y es delgado. En el momento de su desaparición, vestía una sudadera negra, pantalón de camuflaje y unas botas verdes. Cunado salió de su casa el pasado viernes llevaba tan solo su DNI y unos quince euros. Desde hace una semana, parientes y voluntarios lo buscan con denuedo por los alrededores de Cortijos Nuevos. La búsqueda empieza a ampliarse a otros lugares de más difícil acceso.

Un mensaje, el último rastro
idcon=13632228;order=9

Christian Fajardo envió un mensaje de texto a un amigo alrededor de las siete de la tarde del pasado viernes. Le comunicaba que tenía pensado marcharse al monte. Es la última pista que se tiene de él. Después, su teléfono dejó de responder. Un testigo aseguró que lo vio casi a medianoche. Al ver que no regresaba a casa, la familia interpuso la denuncia el sábado por la mañana. Ha pasado una semana sin noticias de Christian.