Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
17:40
h
URGENTE

Esperanza incansable por una médula compatible

Un vecino de Villacarrillo padece mielofibrosis y pide a la ciudadanía que se conciencie para donar
  • PACIENTE. Alfonso Sánchez Linares necesita una médula ósea.
    PACIENTE. Alfonso Sánchez Linares necesita una médula ósea.

La enfermedad lo llevó a la provincia de Jaén —concretamente a Villacarrillo, de donde es natural su madre—, desde tierras barcelonesas y, ahora que han pasado tres años desde aquel traslado, Alfonso Sánchez Linares vuelve a enfrentarse a un nuevo mal para luchar por su supervivencia. Sin embargo, esta nueva batalla necesitará librarla con la ayuda de la ciudadanía, ya que lo que necesita es la donación de médula ósea. Desde agosto del año pasado, en el Hospital de Úbeda, le diagnosticaron mielofibrosis que, en la actualidad, está en grado dos. “Me hacen transfusiones cada diez o quince días y me ponen unas vacunas especiales cada semana. Digamos que la enfermedad está en un proceso intermedio, casi al principio, pero los médicos me han dicho que puede cambiar muy rápidamente”, explica Sánchez, quien indica que, tarde o temprano, necesitará la donación de médula, pues el tratamiento que tiene es de mantenimiento. “El final de este proceso es un trasplante. Y cuanto antes sea, mejor”, argumenta el paciente, para lanzar un mensaje a la ciudadanía con el fin de que se conciencie en la donación. De hecho, recuerda casos de vuelco masivo, como fue el del malagueño Pablo Ráez.

Otra puerta a la que los especialistas llamaron fue la de la compatibilidad familiar para comprobar si puede tener un donante parental. “Mis dos hermanos se hicieron pruebas, pero dieron negativo; sin embargo, ahora parece que, a raíz de un consejo médico que se celebró en Córdoba, hay cierta posibilidad, ya que no es necesario que el donante parental sea compatible al cien por cien”, detalla el afectado por la mielofibrosis. De esta forma, los especialistas volvieron a hacer a Alfonso Sánchez unas pruebas que llevaron a Granada para comparar los datos que obtuvieron en Córdoba y cerciorarse. Asimismo, el paciente destaca que podría descubrirse un “rayo de esperanza”. “Posiblemente sería compatible un pequeño porcentaje de las médulas de mis hermanos”, asegura. Y es que, aunque en principio le dijeron que era negativo y que se activaba el protocolo con la Fundación Carreras para buscar un donante, actualmente, los especialistas le confirmaron que estaban realizando estas pruebas tras hablar con los hematólogos de Córdoba para ver si hay otra posibilidad. No obstante, Alfonso Sánchez prefiere descartar la posible compatibilidad con sus hermanos y estar a la espera del banco de donantes de médula ósea.

La mielofibrosis es un trastorno en el que el tejido fibroso reemplaza las células hematopoyéticas de la médula ósea, lo que conlleva la producción anómala de glóbulos rojos, anemia e hipertrofia del bazo. Se puede producir por sí sola o a consecuencia de otros trastornos de la sangre.