Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
23:33
h
URGENTE

El pueblo recibe a su madre

Numerosos vecinos salen
a las calles para acompañar a la Virgen de los Remedios

Lanzamiento de cohetes, repique de campanas y vestimentas de gala. Todo ello hacía indicar que el pueblo de Ibros vivía una celebración por todo lo alto y, en efecto, así fue. La jornada de ayer se tiñó de color rojo en el calendario local, y es que el municipio y su población tuvieron una cita muy destacada con su patrona, la Virgen de los Remedios.

Así, desde bien temprano, los ibreños salieron a las calles para disfrutar, de manera intensa, del día grande en honor de “La Remediadora”, como cariñosa y popularmente se conoce a su madre. Una Virgen que lució de forma esplendorosa sobre su trono plateado, el cual se engalanó con un cuidado exorno floral que no dejó indiferente a nadie. Muchos devotos de la imagen y vecinos participaron, activamente, en las celebraciones religiosas organizadas por la cofradía patronal de Ibros. De toda la programación diseñada, destacó sobremanera la solemne procesión, que recorrió las calles principales del casco urbano. Unas vías que, por cierto, permanecieron engalanadas con macetas, adornos, mantos y colgaduras para conceder así más realce, belleza y colorido al cortejo.

Pero, de forma previa a esa cita, se vivieron muchos momentos. A las ocho de la mañana, la diana floreada de la Banda de Música Pedro Gámez Laserna, de Jódar, ya avisó a los ibreños de todo lo que se avecinaba en pocos minutos. A continuación, el estandarte de la Señora, flanqueado por sus dos banderas, hizo el tradicional pasacalles para que la comitiva cofrade y vecinal llegara al domicilio del hermano mayor, quien agasajó a los presentes con un suculento desayuno.

Después, a eso de las once, se instaló una mesa de venta, junto a la iglesia de San Pedro y San Pablo, para que cualquier vecino y visitante pudieran adquirir los típicos estadales de “La Remediadora”. En torno a las 11:30 horas, llegarían hasta el templo las autoridades civiles, con el alcalde a la cabeza, así como los directivos de la hermandad patronal y las insignias, ya que se acercaba el momento de la solemne eucaristía en honor de la Virgen de los Remedios. El sacerdote Javier Alonso Sandoica, capellán del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ofició la ceremonia, en la que participó la Coral Virgen de Linarejos, de Linares, para realizar los cantos litúrgicos.

Una vez acabada la misa se iniciaría la procesión, que dejó bellos momentos de principio a fin. La Señora de Ibros fue llevada con mimo y delicadeza por su cuerpo de anderos, recibiendo también innumerables muestras de cariño, amor, fe y devoción, además de rezos, plegarias y un sinfín de vítores y palmas. Sin duda, una jornada muy especial en Ibros a la que seguirá, en próximos días, la celebración de la tradicional novena en honor a la patrona. Desde pasado mañana y hasta el día 14, habrá misas a partir de las 20:00 horas. Dichas celebraciones de carácter religioso serán oficiadas por párrocos ibreños pero que ejercen su labor pastoral en diferentes municipios de la provincia, como Alcaudete, Baeza, Begíjar, Bailén, Rus o Porcuna.

Por último, para poner el broche a las celebraciones solemnes de la Virgen de los Remedios, se llevará a cabo, el próximo día 26, un rosario de la aurora que se iniciará a las 8:30 horas. Y ya por la tarde, a partir de las ocho, habrá una eucaristía vespertina al término de la cual se efectuará la elección, por sorteo, del hermano mayor de 2019, siempre y cuando haya más de un aspirante para ostentar dicho cargo. Así, con todos estos actos, la cofradía patronal de Ibros, cuya junta directiva está presidida por Josefa Moreno Pantoja, mantiene viva la tradición en un pueblo que vibra con las celebraciones en torno a su querida y bendita madre “Remediadora”.