Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

El obispo preside la misa del Cristo de
la Vera-Cruz

Hasta ocho sacerdotes participaron en la celebración de la eucaristía en honor del patrón del municipio jiennense

Fue uno de los días más esperados para los vecinos y visitantes de Orcera. Se podría decir, incluso, que fue una jornada histórica. Era la primera vez, en tres siglos, que un obispo presidía la misa que se realizó en honor del Cristo de la Vera-Cruz. En este caso, se trató de Amadeo Rodríguez, que atendió a la devoción de los fieles desde el púlpito y sin perder nunca la sonrisa.

Junto al pastor de la Diócesis concelebraron la misa ocho sacerdotes del Arciprestazgo de Segura. Entre ellos, estuvieron el párroco de Orcera, Juan Mena; el administrador del templo orcereño, Eduardo Navío; Sebastián Moreno, Juan Pedro Moya, Antonio José Morillo, Cándido García, Roque Javier Jaimes Caballero y Victoriano Martínez. Y es que el gran día lo mereció. La devoción se palpó en el ambiente. Las emociones estuvieron a flor de piel.

Durante la eucaristía, el obispo recordó: “La cruz es el camino que nos lleva a Dios. Hay que saber mirar en nuestra propia cruz el rostro mismo de Cristo”. Durante su discurso, también destacó la devoción al patrón de Orcera, al mismo por el que todo el pueblo se reunió a su alrededor.

Tras la misa, se realizó una gran paella para los socios de la peña del Santo Cristo, encuentro que tuvo lugar en la Cooperativa Vieja y que estuvo amenizado por la música del Dj César. Por su parte, Diario JAÉN volvió a cumplir su promesa de estar cerca de los orcereños y no faltó a esta celebración. Haciendo gala de su eslogan, “Más de lo que lees”, este periódico ofreció, con sus ejemplares, una camiseta de regalo para vestir la devoción por una fiesta que se vive con gran entusiasmo y se espera mirando al cielo para que el tiempo regale una tregua meteorológica y permita a los orcereños disfrutar del día de su patrón.

La algarabía no bajó su ritmo y, tras el almuerzo, muchos fueron los que disfrutaron de un campeonato de petanca en la Plaza de Toros y un espectáculo infantil en la plaza de la iglesia. Y es que el Cristo de la Vera-Cruz estaba viviendo su gran día y, junto a él, los fieles que miraron a la imagen poniendo en ella toda su fe y esperanzas. Algunos se emocionaron al ver, durante su misa, la confirmación de seis jóvenes que aprovecharon el encuentro para reafirmar sus valores cristianos.

Un campeonato de bolos serranos abrirá la jornada de hoy, justo a las 10:00 horas. Orcera olerá a caldereta a partir del mediodía, con un gran almuerzo en la peña de la Cooperativa Vieja y, por la tarde, a las 17:30 horas, se celebrará el desencajonamiento de tres vacas de la ganadería José Martínez Vivo, que donó, además, un novillo para tal acto. La orquesta Fussis, por su parte, actuará en la plaza de la iglesia con una verbena que despertará las delicias de sus asistentes.

Y mañana llegará la gran despedida, un día triste para muchos que ven cómo sus fiestas llegan a su fin. La programación será más escueta, y ofrecerá el desencajonamiento de dos vacas de la ganadería Samuel Flores y una barbacoa con la que se cerrarán estos festejos, que permitieron reforzar los lazos de unión entre sus participantes, así como reavivar la fe por el patrón del municipio jiennense.