Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

El enfado por las obras del centro se palpa en la calle

Decenas de personas se manifiestan en Villanueva del Arzobispo
  • MOVILIZACIÓN. Comerciantes de la zona centro y del mercado de abastos, taxistas y vecinos de Villanueva del Arzobispo protestan tras su pancarta.
    MOVILIZACIÓN. Comerciantes de la zona centro y del mercado de abastos, taxistas y vecinos de Villanueva del Arzobispo protestan tras su pancarta.

En torno a medio centenar de personas se manifestó, en Villanueva del Arzobispo, para mostrar públicamente su descontento por las obras que el Ayuntamiento ejecuta, desde hace meses, en la calle Ramón Millán. La convocatoria de la protesta congregó a comerciantes de la zona centro, el colectivo local de taxistas, vendedores del mercado municipal de abastos y vecinos en general que también quisieron unirse a los afectados en solidaridad con su causa.

Así, los participantes en la concentración evidenciaron los “perjuicios” que la intervención de mejora urbanística acarrea para el sector comercial de la céntrica calle y para el gremio de taxistas, cuya parada existente en “Ramón Millán” ha sido trasladada a otra ubicación “sin previo aviso ni indicaciones para las personas que suelen utilizar este servicio”, a juicio de los propios conductores. Por otra parte, según los impulsores de la protesta, la ejecución de las obras afecta a los vendedores del mercado municipal de abastos, ya que sus ventas en estos últimos meses se han reducido de forma considerable al no poder acceder con los vehículos sus clientes habituales.

La manifestación comenzó en la Plaza Mayor y los organizadores de la misma, que exhibieron una pancarta con el lema “Unidos por el desastre urbanístico”, recorrieron varias calles del pueblo para finalizar en el punto de inicio. “Es muy normal la disminución de nuestras ventas porque si el centro del pueblo está en obras la gente no puede bajar con sus vehículos a comprar al mercado”, señaló Adriano Ortiz en representación de los vendedores del mercado. Este vecino, que regenta una pescadería en ese espacio comercial, admitió que nota “los efectos de la bajada de ventas y la falta de aparcamientos”. “Creo que estas obras se están haciendo un poco a lo loco y sin mucho sentido práctico de cómo se debería de llevar una obra de forma tranquila”, agregó.

Por otro lado, María José del Barrio, quien dirige un negocio en el centro, coincidió en que “desde que empezaron las obras se han notado muchas pérdidas”. “Cada día nos cortan la calle y la gente que viene aquí lo hace en coche y, si no pasan, no se vende. Sé que es una mala costumbre el querer llegar hasta la misma puerta del negocio para comprar, pero esto es así. Regento un estanco y, si la persona ve mucho inconveniente, no pasa andando y si está cortada pues no pasa con el coche, con lo cual no vendo, y los negocios que están en la zona tienen el mismo problema”, agregó esta vecina.

Respecto al colectivo de los taxistas, su portavoz, Bernardo Morcillo, indicó: “Desde hace muchas décadas teníamos ubicada aquí la parada de taxis, pero de un plumazo y sin contar con nosotros para nada nos dijeron que fuera de ahí. Cuando han hecho otras obras y afectado a otros sectores, los han trasladado a otros sitios con sus mismas condiciones, pero a nosotros a la buena de Dios”.

Un proyecto que cuenta con respaldo profesional
idcon=13308159;order=9

Las obras de mejora que se ejecutan en la calle Ramón Millán de Villanueva del Arzobispo se incluyen en la convocatoria del Plan de Fomento del Empleo Agrario. Por esa razón, según el alcalde del municipio, Jorge Martínez, los trabajos se alargan más de lo inicialmente previsto. “Es verdad que se están prolongando más de la cuenta, pero es algo inevitable por tener que paralizar para la campaña de la aceituna”, dijo el regidor. A ello se suma el agravante de las continuas e intensas lluvias caídas durante los últimos meses, algo que no ayuda a la ejecución de la obra.

Así, el proyecto urbanístico contempla la reestructuración del casco histórico del pueblo, donde hay edificios señoriales y de estilo colonial dignos de proteger. Según Martínez, las intervenciones para evitar el espacio visual en la zona están avaladas por profesionales.