Actualizado
martes, 20 febrero 2018
08:21
h
URGENTE

El encanto del pueblo que es la “puerta” del Condado

Diario JAÉN realiza una visita al colegio público rural de Arquillos

Arquillos está a poco más de veinte kilómetros de Linares, la segunda ciudad más importante de la provincia, pero, sin embargo, situado a las puertas del Condado, mantiene un carácter serrano que le hace único.

Paso obligado en las vías de Granada a Cuenca y de Valencia a Sevilla, reunía desde antiguo las condiciones propicias para el asentamiento de una población basada en el desarrollo agrícola y ganadero. Por el mismo motivo no es de extrañar que fuera elegido por el intendente Pablo de Olavide para la localización de uno de los núcleos de colonización en el siglo XVIII. El territorio se ordenó de acuerdo a un plan preconcebido y los nuevos pueblos y aldeas se diseñaron a priori según los patrones clasicistas que imperaban en la época. Uno de los lugares que mejor han mantenido este urbanismo es Arquillos, un trazado en damero, regido por principios de simetría, uniformidad y orden, con un variado juego de plazas y con el centro cívico y religioso en el borde occidental, junto al cruce de caminos.

Ubicado al suroeste de la comarca, en Arquillos se alternan las áreas de cultivo, en las que domina el olivar —de hecho, al tratarse de la principal actividad económica, ha desarrollado una interesante industria transformadora productora de aceite—, con las de pastizales y dehesas dedicadas a la ganadería y a la caza menor. Una zona también ideal para pasear, puesto que en la sierra se encuentran enclaves de gran interés natural como los ubicados junto a los pantanos de Guadalén y Giribaile. El municipio fue parada para figuras de la talla de Colón, Santa Teresa de Jesús o el general Riego, y en él nació la reconocida actriz Inma Cuesta. Muy conocidos de su gastronomía, en la que los vecinos hacen suyos los platos típicos de la zona, son los pericones, y muchos los jiennenses e, incluso, residentes en otras provincias que acuden en busca de estos dulces, hechos de la misma de la misma masa que los roscos de baño blanco, y herencia culinaria que dejaron los moriscos.

Como otros municipios pequeños, el descenso de la población es uno de sus principales problemas. De hecho, en 1998 había más de trescientos niños que cursaban sus estudios y un par de aulas prefabricadas en el colegio, por entonces conocido como San José de Calasanz, mientras que ahora, sin llegar a la mitad, son muchos menos los estudiante que llenan las aulas del ahora Centro Público Rural “Puerta del Condado”. En él, los niños de Arquillos comparten formación con los que llegan de la pedanía del Porrosillo, ubicado a tan solo seis kilómetros de distancia, y de Guadalén. Precisamente el centro acogió la presentación del Concurso de Redacción Prensa-Escuela “Jóvenes Periodistas”, que este año acoge su trigésima edición, de manos del director de Diario JAÉN, Juan Espejo. “La verdad es que notamos que los alumnos tienen muy poco contacto con los periódicos. Incluso me atrevería a decir que no saben dónde los vende, por lo que para nosotros es un lujo acoger estas iniciativas y que descubran la importancia de la prensa”, afirma el profesor Francisco Torres.

¿Cómo se trabajaba la imagen en los 70 y 80?
idcon=13178849;order=29

Las planchas de metal que luego se rellenaban de tinta para la impresión de fotografías en prensa en los años 70 y 80 fueron uno de los artículos de la “maleta viajera” que llamó la atención de los alumnos. El director de Diario JAÉN, Juan Espejo, explicó cómo a través del relieve se introducía la tinta que se impregnaba en papel, y mostró ejemplos deportivos o de Semana Santa.