Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
17:49
h
URGENTE

Dos detenidos y alijo de maría a cinco jóvenes en Mancha Real

Trabajo conjunto de agentes de la Policía Local y la Guardia Civil de Torres, cerca del instituto Sierra Mágina
  • alijo. Droga, dinero y un teléfono móvil intervenidos.
    alijo. Droga, dinero y un teléfono móvil intervenidos.

Agentes de la Policía Local de Mancha Real y Guardia Civil de Torres intervinieron droga a un grupo de cinco jóvenes. Alrededor de las once de la mañana de ayer, la Benemérita informó a los policías mancharrealeños sobre una furgoneta sospechosa que, según los primeros indicios, transporta marihuana. Con el objetivo de interceptarla, se llega al acuerdo de acudir a las inmediaciones del instituto Sierra Mágina. Una vez en el lugar, la Policía Local realizó cacheos coincidiendo con la hora de salida del colegio. Al no encontrar nada sospechoso, y siempre acompañados por la pareja de la Guardia Civil de Torres, continúan su actuación por las inmediaciones de este centro de educación Secundaria.

Al llegar a la calle Jabalcuz, guardias civiles interceptan a un grupo de cinco jóvenes, a los que se procede a identificar, ya que se les ha encontrado dos botes con papelinas de marihuana y dinero en efectivo. Dos de los cinco jóvenes son detenidos, tras leerles sus derechos y al resto se les informa de la sanción, por portar esta droga en la vía pública.

En esta intervención conjunta se intervino, además de los estupefacientes, un teléfono móvil y una pequeña cantidad de dinero en efectivo. La Benemérita y la Policía Local trabajan en Mancha real en un plan de vigilancia en los alrededores de los colegios y los institutos para luchar contra el tráfico de drogas a pequeña escala y su consumo por los más jóvenes. En ocasiones, agentes vestidos de paisano vigilan los centros escolares durante todos los horarios en los que haya afluencia de niños. Además, otras patrullas uniformadas sirven como elementos disuasorios.

De hecho, existe un plan de vigilancia específico que se aplica en toda la provincia jiennense, al igual que el resto del país, y que permitió el arresto de pequeños distribuidores y el alijo de sustancias estupefacientes.