Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
21:28
h
URGENTE

Devoción y amor en la calle

Los venteros acompañan en procesión a la imagen del Cristo de la Expiración

Venta de los Santos vivió el día grande de su feria y fiestas con la salida en procesión de la imagen de su patrón, el Cristo de la Expiración. Una imagen cuya advocación data desde el mismo momento de la fundación de esta pedanía de Montizón, ya que forma parte de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, de cuando el reinado ilustrado de Carlos III.

Aunque la previsión era que a las 11:30 de la mañana se celebrase una misa y, a continuación se sacase la imagen en procesión, finalmente hubo cierta demora en espera de que llegase la Banda de Música de Castellar. Pero una vez que llegó, las campanas de la iglesia repicaron a los cuatro vientos para anunciar que el Cristo iba a recorrer las calles en torno a la gran manzana y una sarta de cohetes cuyo humo se fusionó con las nubes que surcaban el cielo en avanzadilla del aguacero que se espera hoy.

La Banda de Música recibió al Cristo a su salida de la iglesia con el himno nacional y acompañó a la imagen durante su recorrido con diversas marchas procesionales, de esas que recorren los vericuetos de las esencias más íntimas. Los cohetes no dejaron de sonar a lo largo del trayecto, sin que por ello se alterara el buen discurrir de la música. El párroco contó con el apoyo de otros sacerdotes, que quisieron acompañarlo. Las autoridades y un número muy nutrido de devotos conformaron la comitiva procesional. El recorrido, aunque el trayecto no era muy largo, duró en torno a una hora y media. La imagen fue portada en andas por sus cofrades y estaba adornada con gran profusión de flores de las ofrendas realizadas por los vecinos.

La Banda de Música de Castellar volvió a tocar el himno nacional a la finalización y, seguidamente, los músicos se dirigieron a la caseta municipal, que se encuentra en la Plaza del Cristo de la Expiración, junto a la iglesia, y allí amenizaron con unos conocidos y populares pasodobles la hora del refrigerio. La caseta municipal dispone de una barra, que se suma a los dos bares que hay en Venta de los Santos con sus respectivas terrazas. Todos estaban a tope. No hay que olvidar que ayer era el día grande y que esta pedanía de Montizón tiene censados 745 habitantes, un cifra que en estas fiestas se duplica, pues son muchos los venteros que viven fuera y regresan estos días para vivir la feria y disfrutar de las tradiciones de toda la vida: Estar con la familia y amigos, vivir la procesión y disfrutar de la suelta de vacas, que es la principal atracción. Este año son cuatro los días en los que se sueltan vacas en la plaza de toros para disfrute de osados y valientes.