Actualizado
jueves, 13 diciembre 2018
21:37
h
URGENTE

Denuncian la desecación del río Zumeta en Segura

El caudal en esta época del año debería ser de 315 litros por segundo
Ver comentarios
|
06/12/2018
  • JOYA NATURAL. Vista del Río Zumeta a varios cientos de metros de Las Juntas de Miller, donde confluye con el río Segura.
    JOYA NATURAL. Vista del Río Zumeta a varios cientos de metros de Las Juntas de Miller, donde confluye con el río Segura.

Es una masacre, una barbarie, No tiene nombre”. Así de contundente trata de explicar Antonio Guirao, secretario de la Asociación para la Conservación Piscícola y de los Ecosistemas Acuáticos del Sur, la situación en la que se encuentra el río Zumeta, recurso ambiental de primer orden dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas: “Está completamente seco a la salida del embalse de La Vieja, unos kilómetros antes de confluir con el Segura en Las Juntas de Miller”. Su denuncia se acompaña de fotografías en las que, donde el agua debería correr, solo hay rocas. Sentado en una de ellas explica, en un vídeo difundido a través de las redes sociales, cómo, desde el mes de mayo, este colectivo trata de luchar para que las administraciones tomen las riendas y cumplan su obligación de controlar que la concesionaria de la presa, Iberdrola, suelte el caudal ecológico que impone la ley.

Fue en el mes de mayo cuando esta asociación se decidió a dar el paso y comenzar a luchar. “Presentamos denuncias en los tres organismos competentes, en Medio Ambiente de Andalucía, Castilla La Mancha y en la Confederación Hidrográfica del Segura, además de la Guardia Civil”, detalla el secretario del colectivo. “Sabemos que en Castilla La Mancha se ha abierto un expediente sancionador y, en Andalucía, firmamos un acta en la que constatábamos que el río está así. Estamos a la espera de que se mueva la Administración”, apunta. “Mientas tanto, la única contestación que tenemos a la solicitud de información ambiental a la Confederación del Segura va totalmente en contra de sus funciones dentro de la ley como ‘policía de aguas’. La legislación dice que ellos tienen el derecho a exigir a la concesionaria que ponga los dispositivos de medición para controlar el retorno el caudal ecológico al río. Y es la propia Confederación la que dice que esos dispositivos no existen”, explica.

“La obligación de soltar el caudal ecológico viene impuesto por la ley. En esta época, en pleno diciembre, debería ser 315 litros por segundo. Y está completamente seco”, destaca.

respuesta. Así la situación, las denuncias del problema por las redes en las últimas horas se multiplican y la Confederación Hidrográfica del Segura respondió a un usuario a través de Twitter. “Así está el río Zumeta en los últimos kilómetros de su curso antes de confluir con el Segura en Las Juntas de Miller. Lo ha desecado @iberdrola, empresa titular del embalse de La Vieja, también llamado de La Novia”, escribía @pedromackenzie. Horas después, desde la cuenta oficial del organismo de cuenca, se respondía: “Hola Pedro. Iberdrola nos ha pedido autorización para hacer la obra que permita que el caudal vuelva a circular por el río. Hoy mismo se ha firmado la autorización con el fin de que el problema se resuelva cuanto antes”. Por el momento, no ha habido más comunicaciones públicas oficiales sobre estas medidas.

Respaldo a la movilización para exigir una solución
idcon=13630058;order=9

La denuncia de la Asociación para la Conservación Piscícola y de los Ecosistemas Acuáticos del Sur, presente en Castilla La Mancha, Andalucía y Murcia, suma cada vez más voces partidarias de exigir una solución para esta situación. “Existe bastante apoyo en la Sierra de Seguro, organizaciones no solo de ámbito ecologista, sino también conservacionista, como asociaciones de pescadores”, reconoce el secretario, Antonio Guirao. “Aquí lo de menos es la posición individual, lo importante es que el río no lleva agua y ante esa situación tan elemental creo que deberíamos estar todos de acuerdo”, apunta. Además de todas las medidas impulsadas en los últimos meses, no descartan seguir movilizándose y denunciando donde sea necesario. “Es un camino muy largo, somos muy chiquititos y el enemigo es muy poderoso”, reconoce el activista.