Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

Con el Cristo de la Vera Cruz

Los torafeños se echan a la calle con su patrón y para su primera noche de encierros
Ver comentarios
|
04/09/2018

Septiembre entra de lleno, pero su llegada no se entiende por igual en todos los rincones de la provincia. En Iznatoraf, en el corazón de Las Villas, no es sinónimo de vuelta al trabajo y la rutina, sino más bien el fin de la cuenta atrás más esperada de cada año: llega el día más grande, el del Santísimo Cristo de la Vera Cruz. Cada 3 de septiembre se revoluciona la vida de esta villa con poco más de mil habitantes y muestra su mejor cara para recibir a otros tantos visitantes. Es el día de su venerado patrón, la distintiva imagen del crucificado bajo su dosel burdeos, única en esta comarca. Un año más, volvió a reencontrarse con sus fieles en las calles de Iznatoraf, en su procesión hasta su ermita. Si bien la celebración religiosa fue al mediodía, el recorrido se realizó al caer la tarde, con todo su pueblo a sus pies, emocionado una vez más. Más sentimientos que sumar a los vividos hace apenas unos días, cuando la patrona, la Virgen de la Fuensanta, fue recibida de forma extraordinaria en las calles de Iznatoraf. Una preciosa salida, entre sones de las campañas de su dosel bailadas por sus anderos y las voces del Coro Rociero El Cerro, de Iznatoraf. Durante una hora y media, completó su recorrido procesional hasta su ermita.

La fiesta se respira en esta villa en la que las flores crecen entre sus angostas y encaladas calles desde hace varios días, con actividades como el divertido encierro infantil desde el arco de la Virgen del Postigo, como los de los mayores, y los fuegos artificiales. Pero, sin duda, este lunes se vivió de forma más intensa por su protagonismo religioso. También, mientras que el patrón recorría las calles, muchos aficionados llegaban a Iznatoraf para vivir una de las señas de identidad de estas fiestas: sus encierros de madrugada. Así, ya al cierre de esta edición, bien pasada la medianoche, quedaba por delante uno de los momentos más esperados por los torafeños y el atractivo que hace de sus fiestas destino indispensable para los vecinos de toda la comarcar. La fiesta se concentra en las recónditas calles de la villa, muy cerca de su zona de bares y verbena. Para este año, están previstos cuatro encierros por el Cristo de la Vera Cruz: desde el de anoche, programado para la una de la mañana, hasta la madrugada del jueves al viernes. Como es habitual, la suelta se hace desde el arco de la Virgen del Postigo y las reses son de la ganadería de José Martínez Vivo.

A lo largo de estos días, destacan también otras actividades programadas como la gran pucherada de chocolate con churros de hoy y las verbenas, que estarán amenizadas por las orquestas Solano, el Trío Los Luises, Utopía Show y Coveralia, entre otras.