Actualizado
martes, 15 agosto 2017
22:32
h
URGENTE

Cambio de rumbo en Condepols

Nuevo equipo directivo en la empresa para superar, en 2019, los 25 millones de facturación y los 3 de beneficio
  • ORGANIGRAMA. Fernando Amaya, Ignacio Sanz, José Manuel Muriel, Luis Gómez y Pedro Morales, en la factoría alcalaína.
    ORGANIGRAMA. Fernando Amaya, Ignacio Sanz, José Manuel Muriel, Luis Gómez y Pedro Morales, en la factoría alcalaína.

Asus 52 años, la empresa Condepols entra en lo que su presidente, José Manuel Muriel, denomina “un cambio de rumbo”. El objetivo de la nueva etapa es crecer de manera que, para 2019, la facturación —que fue de 20,5 millones el año pasado— supere los 25 y el beneficio obtenido llegue a 3.

Dentro de esta estrategia, Muriel destituyó, recientemente, al director general, Martín Martínez, y al responsable comercial, Alfonso Pousibet. En sustitución, instituye un nuevo organigrama con cuatro directores. Ignacio Sanz es el general; Luis Gómez, el comercial, Pedro Morales, el industrial, y Fernando Amaya, el financiero. “Ha- cía falta otra estructura y otra gente”, afirma el responsable.

Muriel explica los planes que consisten en acentuar el actual liderazgo de la compañía en las tres áreas en las que opera, las de contenedores, mallas y madera-plástico. Para ello, anuncia un reforzamiento de la red comercial, con intención de incrementar las ventas nacionales y la exportación. En el caso de las mallas, subraya el potencial derivado de su creciente implantación en la agricultura, hasta el punto de que incluso se protegen ya los campos de naranjos. “Todo lo que fabricamos está vendido”, indica el presidente, que destaca la adquisición de telares para producir aún más. En cuanto a los contenedores de rafia, apunta que las perspectivas son igualmente halagüeñas. El plástico-madera desempeña un papel crucial en los proyectos. Cree que hay capacidad para multiplicar por tres el volumen actual de facturación, pues ve capacidad para llegar a 6 millones de euros anuales, de modo que las 2 líneas actuales trabajen de forma ininterrumpida. “Es un artículo generalizado en Estados Unidos, con mucho futuro en España y otros países, pues no tiene los inconveniente y el mantenimiento de la madera convencional”, detalla Muriel. En paralelo, el flamante equipo directivo trabaja para optimizar las compras, de forma que se reduzcan sensiblemente los costes y así generar dinero para inversiones.

Según el empresario, si todo sale bien, las repercusiones en el empleo serán importantes. De hecho, manifiesta que, de manera progresiva, no para de incorporarse material conforme a las necesidades. De acuerdo con sus datos, en los menos de 4 años transcurridos desde que compró Condepols, la plantilla se ha multiplicado por 4 hasta llegar a unos 110 empleados —alrededor de 200 con las cooperativas—.

traslado y continuidad. José Manuel Muriel mantiene viva la llama para llevarse la factoría al Llano de Mazuelos y convertirla en un foco de atracción para el polígono. “No lo he olvidado, pero tendrían que acompañar las circunstancias económicas y que los terrenos, desde el punto de vista iinmobiliario, tuvieran un valor para venderse y sufragar la inversión. Espero ser el que ponga la primera piedra. Quiero tener unas instalaciones nuevas y bien diseñadas. Ese día llegará; no sé si tardará dos años, tres años, cuatro años...”, dice. Mientras —apunta— Condepols tiene espacio más que suficiente para crecer, gracias a sus 45.000 metros cuadrados cerca de la Avenida de Iberoamérica. Además, agradece el apoyo del comité de empresa. “Desea que siga toda la vida”, declara Muriel.

Sobre la venta fallida de Condepols de hace unos meses, el presidente admite: “Hubo una propuesta de empresarios locales y de Almería. Afortunadamente no se llevó a cabo. Me dejé tentar, pero estoy contento de que no fructificara. Mientras yo viva seguirá como propiedad de la familia Muriel. Nunca volverá una situación parecida”. Se define como empresario por “voluntad y vocación”. Así pues, fija su meta para Alcalá en “crear el máximo de empleo”.

proyecto nuclear de envergadura

Condepols mantiene contactos para consolidar un proyecto de envergadura. Las conversaciones con un cliente de Estados Unidos, con autorización mundial para la retirada de material atómico. La compañía ve idóneo usar una adaptación de las sacas llamadas “big-bag”. Dentro de este la firma alcalaína ya ha fabricado series pequeñas. La aprobación final tendría una gran repercusión en empleo y imagen.

JOSÉ MANUEL MURIEL LANZA OTRO LIBRO

José Manuel Muriel quiere hacerse un nombre como escritor. El presidente de Condepols acaba de lanzar su undécimo libro, titulado “Crean- do al directivo ideal”. Se trata de un volumen de “coaching”. El empresario asegura que cualquier persona con capacidad de trabajo y formación adecuada puede ser un buen gestor. Augura que en veinte años todas las compañías tendrán una dirección específica del cambio.