Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
16:56
h
URGENTE

Flores para la patrona y honores para los “soldaos”

Los bailenenses acompañan a la Virgen de Zocueca en su magna procesión

Tras el 19 de julio, el día más grande de las fiestas y una fecha que pasará a la historia de la ciudad, llega la cuarta jornada de celebraciones que conmemoran la Batalla de Bailén. Un día en el que la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de Zocueca Coronada, es la protagonista. Las actividades comenzaron bien temprano: a las seis de la mañana, con la diana floreada de la Banda de Guerra de la Brigada “Guzmán el Bueno” X. A las diez y media de la mañana, se llevó a cabo la tradicional imposición de medallas de la patrona de Bailén a la Unidad del Ejército. Más de un centenar de “soldaos” fueron condecorados por los servicios prestados y los méritos contraídos con la defensa del país.

La programación continuó con la misa en honor de la Virgen de Zocueca en la iglesia de la Encarnación, abarrotada por más de un millar de vecinos. En la eucaristía, estuvieron presentes los mandos del Ejército y la Corporación Municipal en pleno, encabezada por el alcalde, Luis Mariano Camacho, los miembros de la Real Archicofradía de Nuestra Señora de Zocueca Coronada y la Agrupación de Cofradías, así como los soldados voluntarios. En la misa, los militares ofrecieron una ofrenda floral con la bandera de España. Asimismo, el primer edil y el coronel jefe del Regimiento Acorazado “Córdoba” número 10, Álvaro Capella Vicent, depositaron una corona de laurel en el mausoleo en reposan los restos del general Castaños.

Tras la celebración religiosa, el atrio de la Encarnación acogió la tradicional ofrenda floral, que comenzó con el “paseíllo” que encabezaban las autoridades civiles y militares, a quienes seguían decenas de bailenenses para ofrecer sus flores a la patrona, con los propios soldados ayudando a colocar los ramos.

Ya por la noche, la Santísima Virgen de Zocueca procesionó por las calles de Bailén, junto al ejército ante la mirada de los miles de vecinos que se echaron a la calle para verla. Es uno de los momentos cumbre de las fiestas. Abrió el cortejo la Banda de Música de Bailén, a la que le precedían los presidentes de las distintas cofradías de Pasión y Gloria de la ciudad. Seguidamente, la imagen de la patrona, acompañada por los “soldaos”, se paseó por las calles bajo los sones de la Banda de Guerra de la Brigada “Guzmán el Bueno” X. Mientras tanto, los vivas y los aplausos a la patrona de Bailén hicieron más llevadera el desfile.

Como es tradición, a su paso por la Plaza de la Constitución, la compañía realizó un desfile militar ante la Virgen. Después, se quemó una extraordinaria colección de fuegos artificiales que hizo que los bailenenses a aplaudieran durante varios minutos y volvieran a demostrar el cariño a sus “soldaos”.

Una vez acabada la procesión, la patrona volvió hacia el templo con los sones de Encarnación Coronada y un pueblo rendido que le acompañaba cantando la salve. Tras su finalización, la Plaza de la Constitución, que aún permanecía abarrotada, volvió a ser el escenario elegido para llevar a cabo la tradicional retreta floreada a cargo de la Banda de Guerra de la BRIMZ “Guzmán el Bueno” X. Un espectáculo que desde hace décadas es seguido por centenares de vecinos.

Para hoy, está prevista la despedida de los “soldaos” que volverán hasta Cerro Muriano. Será a partir de las doce de la mañana. Realizarán un desfile desde la plaza de la Constitución hasta la avenida del Parador. El Instituto de Estudios Bailenenses, con la colaboración de las Asociaciones de Recreación Histórica y el Bar La Estación, rememorará la gloriosa jornada del 19 de julio de 1808. Aguadoras de época calmarán la sed de los militares de la Compañía de Honores del RAC “Córdoba” 10, como ocurrió hace 210 años.