Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
22:47
h
URGENTE

Final, por todo lo alto, para la conmemoración de la Batalla

Una gran cabalgata cierra una edición histórica por la visita de los monarcas
Ver comentarios
  • DESENFADO. Algunos de los participantes en el pasacalles nocturno.
    DESENFADO. Algunos de los participantes en el pasacalles nocturno.

Las fiestas conmemorativas de la decivisiva e histórica Batalla de Bailén son singulares. Uno de los elementos que las hacen especiales es que el Ejército y pueblo se unen para conmemorar una célebre gesta. Sin embargo, este año han tenido una trascendencia muy superior para los vecinos con la presencia de Sus Majestades los Reyes, Felipe VI y Leticia Ortiz.

La celebración tuvo un broche de oro anoche, con la cabalgata y el toro de fuego. Así se cerraron seis intensas jornadas de actividades. Este año se contó con presencia de la Compañía de Honores del Regimiento Acorazado Córdoba 10, con guarnición en la provincia que le da nombre, con bandera, más la Banda de Guerra de la Brigada Guzmán el Bueno X y la Escuadra de Gastadores. Los militares se marcharon el sábado.

La compañía entró por la Plaza de la Constitución entre los aplausos y los vítores de los vecinos y los visitantes que se dio cita para despedirlos y agradecerles su presencia en las fiestas conmemorativas del 210 aniversario. El alcalde de la ciudad, Luis Mariano Camacho, expresó su apoyo públicamente y se fundió en un fuerte abrazo al capitán de la compañía. De igual forma, Camacho le entregó un cuadro en reconocimiento por su participación. Luego partieron hacia la estación de autobuses junto con la enseña nacional, que estuvo durante estos días custodiada dentro del Ayuntamiento donde decenas de bailenenses tuvieron la posibilidad de fotografiarse con ella. En el destino del desfile los esperaban decenas de habitantes del municipio, así como un grupo aguadoras de época que calmaron la sed de los “soldaos”, gesto con el que rememoraron la gloriosa jornada del 19 de julio de 1808. Fue una actividad organizada por el Instituto de Estudios Bailenenses, junto la participación de las asociaciones de recreación histórica locales y la colaboración del Bar La Estación.

En cuanto a la cabalgata final, este año contó con un espectáculo de circo y personajes animados. A lo largo del recorrido la comitiva realizó demostraciones, en un itinerario amenizado con los sones de la Agrupación Musical San Juan de Bailén. La actividad de clausura confirió colorido y ambiente a una noche que cerró unas fiestas igual que habían comenzado, con la quema de una extraordinaria colección pirotécnica desde el Paseo de las Palmeras. Seguidamente, en la Avenida del Parador el ya tradicional “toro de fuego” hizo correr a decenas de bailenenses mientras lanzaba sus cohetes al aire. De esta manera culminaron unas celebraciones, las de 2018, que pasarán a la historia.