Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
16:07
h
URGENTE

El orgullo de un pueblo entregado

El alcalde espera que la estancia de los Reyes suponga un revulsivo para la ciudad
Ver comentarios
|
21/07/2018

Bailén todavía está en una nube. La visita de los Reyes de España a la ciudad ha llenado de orgullo a un pueblo que, en los últimos años, no ha pasado por sus mejores momentos. La recesión económica y, particularmente, la crisis del ladrillo, castigaron especialmente a un municipio que tiene como principal motor económico la industria de la cerámica vinculada a la construcción. “Nuestros mejores deseos para las fiestas y para el futuro”, dejaron escrito Don Felipe y Doña Letizia en el libro de honor del Ayuntamiento en una dedicatoria que ya forma parte de la historia de este rincón de la provincia de Jaén. “Para nosotros fue un honor que sus Majestades aceptaran nuestra invitación”, resalta Luis Mariano Camacho, el alcalde de Bailén y uno de los artífices de la presencia de los Reyes de España en su pueblo. “De lo que más orgulloso me siento fue del comportamiento que tuvieron las miles de personas que se echaron a la calle para estar cerca de Don Felipe y Doña Letizia. Todavía me emociono solo de pensarlo. Vivirlo en primera persona fue algo que no olvidaré jamás”, asegura “Chiqui”, como popularmente lo conocen sus vecinos, con la perspectiva que da el día después.

Además del innegable espaldarazo de moral, es necesario analizar cuál será el alcance que la visita de Sus Majestades ha tenido y tendrá para la economía del municipio. “Todavía es pronto para ver cuál será esa repercusión. Estamos seguros de que supondrá un acicate importante”, afirma. El alcalde considera que la promoción que se ha hecho de la ciudad por todo el mundo ha sido “espectacular”. “Hemos salido en todos los medios de comunicación del país. Todos los españoles han podido conocer, gracias a la presencia de los Reyes, la historia de la Batalla de Bailén y la importancia que tuvo para España”, explica Luis Mariano Camacho. Es lo que los especialistas llaman “el retorno económico” que tiene todo acontecimiento de gran magnitud.

En un ámbito más concreto y cercano, el alcalde aseguró que le consta que fueron muchas las personas de otros puntos de la provincia las que se acercaron a la ciudad bailenense para poder ver a Sus Majestades: “Gente que se quedó a comer y a disfrutar de nuestras fiestas. Los bares estaban llenos y se vio mucho movimiento en el pueblo”, aclaró. Una percepción que confirma un empresario del gremio hostelero: “Las fiestas se están dando muy bien”, asegura.

Con las luces largas ya “encendidas”, no hay que olvidar tampoco que Don Felipe y Doña Letizia estuvieron acompañados por la flamante ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto. Ana Cobo, la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, aseguró que la máxima responsable de estas materias en el Gobierno de Pedro Sánchez se comprometió a estudiar la situación del eje industrial de la Nacional IV. También estuvo la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Cuando la máxima responsable de la Administración autonómica llegó a Bailén, fue recibida por el alcalde: “Chiqui, que te dé dineros”, le gritó una vecina desde uno de los balcones. Una petición que hizo sonreír a ambos. Luis Mariano Camacho espera que esos contactos fructifiquen a lo largo de los últimos meses y los resultados comiencen a verse pronto en Bailén. Es un deseo que también comparten los 18.000 vecinos de uno de los pueblos de España con la tasa de desempleo más alta y que está deseando recuperar tiempos mejores.

“Trabajamos mucho para que la Casa Real estuviera con nosotros en el Bicentenario”