Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
19:57
h
URGENTE

La Asociación de Teatro Raíces cumple un cuarto de siglo sobre los escenarios con la loable tarea de hacer disfrutar a sus vecinos

PREMIO ayuntamiento de ibros
|
18/07/2018

La Asociación de Teatro Raíces lleva encima de los escenarios más de veinticinco años. Este grupo nació en 1991 en Ibros, en el corazón de La Loma. Este colectivo, formado en la actualidad por unos 20 componentes, es muy conocido y muy querido entre sus vecinos. De hecho, como explica el propio alcalde, Luis Miguel Carmona, merecen un reconocimiento por llevar todo este tiempo haciendo reír a los ibreños.

Los inicios del colectivo teatral, como recuerda una de sus componentes, María Martínez, fueron las quedadas de una serie de personas para, sencillamente, pasar el rato. Un día decidieron escribir una obra y representarla. “Sabor a pueblo” fue la primera. Después de una serie de actuaciones, decidieron presentarse a una muestra de teatro en la costera ciudad granadina de Motril. Como recuerdan, esta experiencia fue importante en el devenir del grupo, ya que comenzaron a ensayar y a actuar con más frecuencia. Además, este fue el detonante para comenzar a representar no solo textos escritos por los mismos componentes de la asociación, sino también de otros autores. Algunos dramaturgos de los que han representado alguna obra son Federico García Lorca y los hermanos Álvarez Quintero. La famosa creación que representa la represión a la mujer en el siglo XX, “La casa de Bernarda Alba”, es uno de los textos que más veces han representado. De hecho, la han paseado por muchos de los institutos de la provincia. María Martínez, como una de las componentes más veteranas del grupo, explica que son un grupo amateur y que el teatro les aporta mucho: “Nosotros solo somos aficionados que nos juntamos, nos divertimos y hacemos que la gente se lo pase bien con nosotros”. A los componentes de la Asociación de Teatro Raíces les une la pasión por el teatro, disfrutan encima del escenario y aprenden unos de otros. De hecho, como curiosidad, entre el componente más joven y el más longevo hay varias generaciones de por medio, las que van de los 19 a los 66 años.

El grupo no tiene un estilo definido, realizan montajes contemporáneos, antiguos, de humor, dramáticas, etcétera. Y además de actores y actrices, todos sus componentes se reparten las labores necesarias para poner en marcha cada una de sus obras. Entre todos se encargan de dirigir los montajes, además de ser responsables de la iluminación, el vestuario y el maquillaje, entre otras tareas.

En la actualidad, están inmersos en los preparativos de su nueva obra, “Julieta tiene un desliz”. De hecho, ya tienen cerradas algunas actuaciones. La primera será en la Estación Linares-Baeza y la segunda en su “casa”, Ibros, donde siempre están expectantes por saber cuándo actuarán de nuevo.