Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

“Trabajamos durante todo el año para que las fiestas de San Marcos sean cada vez mejor y se mantenga viva la tradición ”

PREMIO arroyo del ojanco

“Es un orgullo que se acuerden de nosotros y que se reconozca la enorme labor que desarrollamos a lo largo de todo el año”, afirma Ramón Ojeda, presidente de la Hermandad de San Marcos de Arroyo del Ojanco, distinguida con uno de los premios Reino de Jaén Sierra de Segura. El colectivo mantiene viva una tradición que se vive con emoción por todos los vecinos del pueblo, las Fiestas del Toro Ensogado, en honor de San Marcos, que se desarrollan del 22 al 25 de abril. “Arroyo no se entendería sin este celebración, es algo que preparamos durante todo el año y que esperamos con tremenda emoción”, señala Ojeda.

En estos días el toro, símbolo del santo evangelista, ocupa un lugar relevante en el desarrollo de los actos como animal totémico fundamental de la fiesta, en la que los mozos, en su enfrentamiento a la fiereza de quien representa el reto inalienable a la naturaleza, tratan de dominarlo y hacerlo dócil ante la imagen de San Marcos. “Durante tres días se sueltan más de sesenta reses, para nosotros el toro es un animal muy querido, al que cuidamos y tratamos bien, es un espectáculo al que acuden centenares de visitantes, gente de fuera y emigrantes que aprovechan para volver al pueblo”, agrega.

Estas fiestas vienen precedidas por la celebración de la tradicional romería dedicada a San Marcos y que se celebra el primer domingo del mes de abril. Según explica el presidente, la imagen del santo parte en procesión desde la plaza del mismo nombre con dirección al cortijo de “El Álamo”. Tras el camino, que discurre por los verdes olivares, se celebra una misa. A primera hora de la tarde llega la entrega de trofeos en sus diferentes modalidades: al mejor soguero, al mejor quiebro y al mejor aparejo. También se nombra a la reina Sanmarquera y a la primera dama de honor.

El inicio de la celebración de las fiestas de San Marcos lo marca el pregón. Un discurso que tiene lugar desde el balcón de la sede de la hermandad de San Marcos y al que asisten multitud de vecinos y visitantes. Es el anuncio de que empiezan las fiestas.

Si la palabra hermandad, como coordinadora de esta amplia festividad, significa fraternidad y afecto, las peñas son la continuación de esta amistad de puertas abiertas a todos los que visitan en estos días. Tras su intenso trabajo durante todo el año, en estos días cada una de ellas son auténticas embajadoras de Arroyo del Ojanco, de la hospitalidad y amistad de sus gentes. Las peñas ponen alegría y cordialidad en San Marcos. “Trabajamos durante todo el año para que todo salgo bien, siempre intentamos mejorarnos con el objetivo de que nuestros vecinos se diviertan, además hasta que llegan las fiestas organizamos verbenas y sorteos, entre otras actividades, para recaudar dinero”, indica Ramón Ojeda, quien también agrega que las iniciativas sirven, además, para que la gente salga y los negocios se activen.