Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
14:00
h
URGENTE

Arquillos entrega ayudas de 300 euros para que haya más niños

“Importante esfuerzo económico” para el pequeño municipio de El Condado

Los pueblos cada vez pierden más población y tenemos que intentar darles vida”. Es el razonamiento aplastante de Miguel Ángel Manrique Peinado, alcalde de Arquillos, por el PP, que afronta su primer mandato y que, como sus antecesores, se desayuna a diario una cruda realidad: el despoblamiento del mundo rural está ahí y es muy difícil de combatir. Con la idea de echar una mano a las familias y aportar una humilde ayuda para reducir los gastos que supone traer a una criatura al mundo, el Gobierno local, con el respaldo de la mayoría de la Corporación, incluyó en los presupuestos un “cheque bebé”, de 300 euros por niño.

Para beneficiarse de este fondo municipal se establecen una serie de requisitos mínimos. Tal y como explica el bando publicado por la Alcaldía, es necesario que el pequeño haya nacido o haya sido adoptado por una familia entre el 1 de enero de 2016 y el próximo 31 de diciembre. También es precisa la inscripción en el Registro Civil y el empadronamiento del bebé; los padres, al menos uno de los dos, deberán estar empadronados al menos un año en Arquillos y también tendrán que aportar el Libro de Familia, donde conste inscrito el nacido o adoptado y su progenitor, el certificado de empadronamiento y el Documento Nacional de Identidad del padre. El cheque bebé se puede solicitar desde el pasado 16 de diciembre y el próximo 20 de enero, ambos inclusive. Es la segunda vez que se pone en marcha esta medida que permitió que el año pasado se repartieran 2.400 euros entre ocho familias. “Ojalá pudiéramos conceder 3.000 euros por cada niño, pero no podemos con nuestro modesto presupuesto”, reflexiona el regidor, que recuerda que la Administración local maneja 1,8 millones, una suma bastante inferior que la de algunas empresas. Aún así, no es la primera medida destinada a las familias de este municipio de 1.800 habitantes que se impulsa, ya que también hay aportaciones para contribuir a hacer menos gravosa la factura de la incorporación al colegio.

Para comprobar que Arquillos cada vez tiene menos habitantes solo hay que consultar los datos del Instituto Nacional de Estadística. Hace una década, cuando el censo experimentó un repunte, había oficialmente 1.985 habitantes. Desde entonces, las almas que moran en este núcleo de El Condado, prácticamente, no hacen más que disminuir. Cayeron hasta 2008, luego se incrementaron levemente hasta 2013 para, posteriormente, caer de nuevo hasta los 1.872 censados a 31 de diciembre de 2015. La realidad arquillera no es una rareza en el panorama de la provincia jiennense, que desciende en número de habitantes desde hace años, en una tendencia que afecta, incluso, a la capital. El despoblamiento del agro preocupa a los políticos. Recientemente, en una reunión de una de las comisiones de la Federación Española de Municipios y Provincias, que preside el máximo responsable de la Diputación jiennense, Francisco Reyes, ya se abordó la necesidad de tomar medidas al respecto, con la suma de esfuerzos de las administraciones públicas. Y es que Arquillos no es el único municipio que impulsa ideas para, al menos, lograr fijar a la población.