Actualizado
viernes, 18 enero 2019
19:38
h
URGENTE

“La sociedad conoce bien los riesgos”

jOSÉ lUIS Fernández Crehuet
Ver comentarios
  • PROFESIONAL. José Luis Fernández-Crehuet Serrano.
    PROFESIONAL. José Luis Fernández-Crehuet Serrano.
El dermatólogo, que ejerce en el Hospital Alto Guadalquivir, recomienda usar una protección superior al 30, ya que en los últimos años han aumentado los casos de cáncer de piel, a pesar de las campañas de prevención realizadas

José Luis Fernández- Crehuet Serrano es dermatólogo en el Hospital Alto Guadalquivir de Andújar. Él es uno de los profesionales que aconsejan la prevención, así como el cuidado de la piel al sol en el verano, ante las altas temperaturas que tiene el municipio en estos días.

—¿Cuáles son las recomendaciones básicas que usted da antes de una exposición al sol?

—En el momento de exponerse al sol se debe recordar que la piel tiene que estar muy limpia, hidratada y sin restos de maquillaje. Es importante evitar aquellos productos que contengan alcohol, como desodorantes, colonias, perfumes, etcétera, fundamentalmente porque pueden producir pigmentación en la piel. Además, muchos de estos productos cosméticos provocan fotosensibilidad. Por supuesto, aplicar protector solar en abundancia y recordar que se debe aplicar media hora antes de exponerse al sol, con la piel limpia y seca. Hay que repetir la aplicación cada dos a cuatro horas.

—¿Cuál es la protección mínima que una persona se debe poner para protegerse del sol?

—Es difícil de decir, pero por norma general no debe ser menor de 30 y variará según el tipo de piel. Las pieles más claras que se enrojecen rápidamente y se broncean con dificultad, es decir, pieles que denominamos de riesgo, necesitan factores de protección más altos, siendo 50 el ideal para este tipo de pieles.

—Actualmente, ¿usted cree que la sociedad es consciente del riesgo que supone no utilizar la protección adecuada?

—Sí, yo creo que a día de hoy comienza a ser consciente. Hemos visto una transformación en la sociedad gracias a las múltiples campañas para prevenir el cáncer que la Academia Española de Dermatología hace año tras año. A día de hoy, creo que casi todo el mundo conoce los riesgos de la exposición solar y sus consecuencias: el cáncer de piel. Otra cosa es que uno acepte esos riesgos y los asuma. Pero conocerlos, casi todo el mundo los conoce y son conscientes de ello.

—En los últimos años, ¿han aumentado las enfermedades en la piel por la falta de cuidados?

—Sí, cada año vemos en consulta cómo aumentan los casos de cáncer de piel, a pesar de todos los esfuerzos de los dermatólogos andaluces y españoles por indicar de forma constante y repetida las medidas generales para evitar problemas de este tipo.

—En cuanto a los cánones de belleza, ¿cree que han aumentado los casos de personas que sufren adicción al bronceado?

—La tanorexia, o adicción al bronceado, es el término que usamos para describir una condición en la cual una persona genera una necesidad obsesiva para lograr un tono de piel más oscuro, ya sea tomando el sol al aire libre o en cabinas de rayos UV, que nunca puede alcanzar al creer tener un tono mucho inferior al real. Creo que todos conocemos casos en la vida cotidiana de adicción al bronceado, de ahí el éxito de las cabinas ultravioleta. Aprovecho la ocasión para mandar un mensaje de algo que sí es quizás desconocido para los ciudadanos. Las cabinas de ultravioleta deberían estar prohibidas para el bronceado, ya que son para curar determinadas patologías dermatológicas, no para broncearse.