Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
20:52
h
URGENTE

Altruismo en todos los sentidos

El proyecto de Cruz Roja se relanza en la ciudad con el cambio de sede y un mayor número de voluntarios
Ver comentarios

La asamblea comarcal de Cruz Roja aumentó en espacio y miembros los últimos meses. Uno de los motivos de tal expansión fue por su nueva sede, en la Corredera de Capuchinos. El vicepresidente, Miguel Ángel Santiago destacó: “Agradecemos al Ayuntamiento de Andújar y, en especial, al alcalde, Francisco Huertas, el habernos cedido las instalaciones”. En la actualidad, el número de voluntarios supera los doscientos. El vicepresidente destacó que es rara la semana que no llegan nuevos integrantes.

Respecto a los trabajos realizados, la técnica del programa de mayores, Ana Gómez, habló de cuatro iniciativa. Una es sobre redes sociales, con la intención de que se mantengan adaptados a las nuevas tecnologías. Mediante talleres con móviles, ordenadores o tabletas, el colectivo e la tercera edad aprende el uso de estas herramientas. Gómez señaló que imparten las clases tanto en residencias, como en instalaciones de las asociaciones o de la propia asamblea. Otra de las propuestas versa sobre la promoción del envejecimiento saludable, “Salud Constante”, donde hacen actividades físicas adaptadas, o charlas saludables. Además, realizan ayudas a domicilio complementarias, entre los que hacen acompañamientos. “Intentamos que se sientan los menos solas posibles”, explicó Ana Gómez.

Cruz Roja trabaja en otros asuntos. Posee un proyecto de intervención familiar en zonas de transformación social, centrado en el polígono Puerta de Madrid. La actividad está financiada por la Obra Social La Caixa. O también tratan a la juventud, como con el proyecto de promoción del éxito escolar, donde se la dan meriendas a los niños y se les ayuda a hacer las tareas escolares. Además de sobre alimentación, nutrición, drogas y sexualidad, donde “se han informado a más de 1.000 niños de la comarca”, apuntó el vicepresidente en la comarca, Miguel Ángel Santiago.

Otro aspecto con el que trabajan es en la atención a personas vulnerables en asentamientos. Anteriormente este proyecto estaba centrado en la campaña de las aceitunas, aunque actualmente la organización acude cada vez más asentamientos, o en chabolas o en domicilios particulares, con visitas semanales. Así lo explicó Miguel Ángel Santiago. También tiene un plan de atención urgente a las necesidades básicas, mediante cheques para alimentos, pagos de suministros y de artículos como gafas. El vicepresidente remarcó: “Cada vez estamos centrando menos nuestra ayuda en dar alimentos, y más en empleo”. Entre las iniciativas de empleo está “Emplearedes”, para personas de difícil inserción, en el que se orienta al suario y se hacen tareas de intervención a las personas, o hacen intervención laboral. Sobre los voluntarios, Santiago señaló que cada vez se unen personas más capacitadas, a los que se les ofrece, además, formación interna.