Actualizado
domingo, 26 mayo 2019
00:15
h
URGENTE

Amor por la Madre de Porcuna

Cita ineludible en el calendario por la romería en honor de la Virgen de Alharilla
Ver comentarios
|
12/05/2019

La historia cobra vida en forma de tradición. El repique de las campanas anuncia el gran acontecimiento del que será protagonista la aldea de Alharilla, la festividad en honor de su Madre, que lleva por título el nombre del lugar. La Romería de Alharilla es una de las más antiguas de España, y congrega cada año entre 20.000 y 30.000 romeros en su aldea. De ella se dice que sobre el año 1248, dos pastores sorianos vieron una gran luz al pie de una encina, que se proyectaba hacia el cielo. Cuando se acercaron, divisaron la imagen de una mujer con un niño en brazos, a la misma vez que una potente voz celestial les dijo: “He aquí la Madre de Dios". Al día siguiente, volvieron y descubrieron una losa de mármol, al retirarla, había una imagen de María, con Jesús en brazos. Desde entonces la Virgen de Alharilla no ha dejado de sumar adeptos y desde la cofradía, se empeñan en mejorar cada una de las romerías, que se ha visto recompensado en forma de declaración de fiesta con interés turístico en Andalucía.

Desde el pasado 3 de mayo se celebran actividades, que comenzaron con el pregón, a cargo de Lourdes Burgos. El 7 fue el momento para los más pequeños, con la Romería Escolar. No sería hasta el pasado jueves cuando comenzaran los actos propiamente romeros, con la celebración de la eucaristía y la ofrenda floral.

Alegre sería la jornada de ayer, que comenzó con el repique general de campanas al mediodía y el disparo de cohetes. Ya por la tarde, se celebró el paseo de caballos y carruajes por las principales calles del municipio. La jornada finalizó con la salve a la Santísima Virgen de la Alharilla. La jornada de hoy estará marcada por los cultos religiosos en honor de la patrona. La comitiva partirá temprano a la aldea, donde se presentarán ante la patrona sobre el mediodía. Tras ello, la cofradía matriz recibirá a las filiares y se celebrará una misa que culminará con una copa de hermandad. El momento más importante llegará a las cinco, cuando se viva un momento mágico al poder contemplar a la Virgen de la Alharilla en procesión y la aldea se funda en una devoción infinita.