Actualizado
martes, 21 mayo 2019
16:19
h
URGENTE

Amena jornada campestre

Los devotos se desplazan para disfrutar con el patrón de un día repleto de alegría
Ver comentarios
|
16/05/2019

Chilluévar es un municipio de raíces netamente agrícolas. Por ello, cada año, la cita con San Isidro Labrador, patrón local, es todo un acontecimiento. A falta de un programa repleto de actividades, todo se suple con alegría y espíritu colaborativo.

Desde primera hora de la mañana, la expectación era grande. La comitiva peregrina se concentró en la explanada de las Cocheras. En torno a las once, el cortejo comenzó su camino. Los romeros, en diversos medios de locomoción, emprendieron el trayecto ascendente hacia el entorno de Los Vilchetes-Pozo del Agua. En el área recreativa, punto de destino y situada a unos kilómetros del casco urbano chilluevense, el párroco, Juan María Sánchez Arazola ofició una eucaristía con presencia de numerosos devotos. La imagen del patrón, como de costumbre, llevaba los habituales roscos. Tanto durante el traslado como en la ceremonia religiosa quedó patente el cariño que existe entre los vecinos hacia San Isidro Labrador, que fue objeto de constantes vítores. La talla se desplazó sobre un vehículo de uso agrícola —adornado con flores y ramaje—, a un paso muy suave, lo que permitió a los romeros disfrutar de la conversación y de diferentes viandas a lo largo del recorrido hacia Los Vilchetes.

Como curiosidad, el área recreativa se encuentra ya en el término municipal de Santo Tomé, lo que facilita que tomeseños también se adhieran a la celebración. En el lugar, los participantes en las celebraciones religiosas lo pasaron en grande en una jornada campestre en plena naturaleza. Las lluvias de abril propiciaron que la naturaleza luciera exuberante a pesar de las sofocantes temperaturas de ayer. La frondosa arboleda sirvió de refugio a los romeros. Situada en un área serrana, a unos 1.050 metros de altitud, Los Vilchetes ofrece, cada primavera, barbacoas, fuentes, aseos, mesas y una amplia zona de aparcamiento de vehículos. Este año uno de los alicientes fue la presencia de las camisetas ofrecidas por Diario JAÉN. La fiesta continuará, con una segunda parte, este sábado, a partir de las once de la noche, con una verbena en el Parque de las Eras.

En la convocatoria lúdica y religiosa colaboraron el Ayuntamiento de Chilluévar y la Cofradía de Nuestra Señora de la Paz, copatrona del pueblo junto con San Isidro, que carece de hermandad propia. Por tal motivo, la organización de la fiesta es una iniciativa de un grupo de devotos, encabezados por el veterano José Román, quien, durante su etapa laboral, ejerció como secretario de la Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos y después, como responsable de la Cámara Agraria Local. Toda una vida dedicada al servicio de los campesinos que fortaleció en él su devoción hacia San Isidro. De hecho su intención es no solo que la fiesta no se pierda, sino que se celebre con el máximo de realce. De hecho, la programación en honor del patrón resulta muy sencilla.