Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
16:46
h
URGENTE

Alcaldes de El Condado piden que las obras sean urgentes

Prevén visitar hoy la planta potabilizadora del pantano de El Dañador
  • COLECTIVO. Reunión de los alcaldes con la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño.
    COLECTIVO. Reunión de los alcaldes con la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño.

El conflicto motivado por la contaminación con trihalometanos, que tiene a más de 18.000 vecinos sin agua potable desde hace veinticuatro días, entra en una nueva etapa. Hoy, cuando comienza la quinta semana del problema, los alcaldes de los siete municipios afectados —Arquillos, Navas de San Juan, Santisteban del Puerto, Montizón, Chiclana de Segura, Castellar y Sorihuela de Guadalimar— intensifican su movilización. Esta mañana, el grupo prevé desplazarse hasta la planta de potabilización del pantano de El Dañador, para conocer su funcionamiento. Está previsto que el encuentro sirva para emitir otra declaración colectiva.

Los munícipes solicitan una solución estructural que garantice que no se repita la situación actual, que entra en su quinta semana sin que haya garantías de solución, ya que aunque los análisis de hoy pueden ser definitivos, después de los “chascos” de anteriores ocasiones existen prudencia y escepticismo. Los responsables consultados por Diario JAÉN reivindican que se declaren de urgencia las obras para agilizar el proceso de renovación de la red de tuberías y se tengan facilidades para las expropiaciones y la ejecución de las necesarias obras. Por otro lado, reclaman la renovación rápida de la planta de potabilización.

Por otro lado, los alcaldes defienden una compensación económica por los problemas generados. Según el alcalde de Sorihuela, José Manuel Leal, no tendría sentido que cuando la factura de por sí es ya de las más altas de España —se trata de una red de conducciones muy extensa para un volumen de población reducido— encima se encarezca con los costes de los camiones cisterna que abastecen a los vecinos desde el 13 de julio y del trasvase desde el embalse del Guadalmena, que, por ahora, ha sido insuficiente para rebajar la contimación por trihalometanos por debajo de los niveles máximos para considerar el agua apta para el consumo humano. El también popular Juan Diego Requena, presidente provincial del PP, anuncia que exigirá para los usuarios de El Condado que se descuente de su factura las cantidades de reactivos, de consumo de agua para la limpieza del sistema de abastecimiento, analíticas extraordinarias y coste eléctrico del bombeo procedente del pantano del Guadalmena, en la parte proporcional a los días en que el abastecimiento de agua no ha tenido una prestación de servicio con garantía de calidad necesarias.

Mientras, el socialista Joaquín Requena, alcalde de Navas de San Juan, indicó que pese a la bajada en los niveles de trihalometanos detectadas en los últimos análisis “los ánimos entre la población se caldean un poco más cada día que pasa”. En este sentido, los responsables municipales resaltan la coincidencia de altas temperaturas y del aumento poblacional relacionado con la llegada de emigrantes lo que vuelve la situación más complicada si cabe, ya que, además, se celebran fiestas. Expertos llegados desde Valencia buscan una solución al problema.