Actualizado
sábado, 19 mayo 2018
22:02
h
URGENTE

Una familia denuncia la atención sanitaria recibida

Un hombre lleva a la Guardia Civil el trato “despectivo” y el diagnóstico erróneo de los fuertes dolores de su mujer
  • MALESTAR. José Manuel López y Ángeles Pareja, con la denuncia.
    MALESTAR. José Manuel López y Ángeles Pareja, con la denuncia.

El matrimonio formado por José Manuel López y Ángeles Pareja denuncia, ante la Guardia Civil, el trato “despectivo” y “degradante” y el diagnóstico “erróneo” de la que —en su opinión— fue objeto la mujer ayer de madrugada. Por ello, pretenden que se investiguen al equipo médico que se desplazó hasta el domicilio y a la doctora que los atendió en el hospital de alta resolución y destaca la supuesta falta de profesionalidad y las consecuencias que podía haber tenido lo ocurrido para la enferma.

Según el relato de López, de madrugada, pidieron la presencia en la vivienda de facultativos ante el “insoportable” dolor que sufría su esposa, tan fuerte que ni con calmantes remitía. Dice que acudió un equipo con una doctora, que se limitó a inyectarle fármacos sin quedarse a comprobar que surtían efecto. El alcalaíno agrega que ante la situación “insostenible”, pues la afectada seguía “gritando” de dolor, volvió a pedir ayuda al 061 y que, después, acudió una ambulancia, pero sin médico alguno para trasladar a la paciente, que reside en un segundo sin ascensor, hasta el hospital de alta resolución. Se queja de que el conductor del vehículo no le dio explicaciones de que esta vez no acudieran facultativos. Una vez en el centro —asevera— los recibió otra médica “que presentaba síntomas de somnolencia o similar” y, reiteradamente, preguntó qué le pasaba a la paciente. En la denuncia expresa que la incredulidad fue tal que su esposa le pidió que grabara con el móvil lo ocurrido. No obstante, admite que la profesional aceptó su sugerencia de aplicar morfina ante la severidad del dolor, con lo que su familiar pudo descansar. De acuerdo con José Manuel López, tras la extracción de sangre para los análisis y del examen de una radiografía, se les informó de que era una enfermedad crónica y que el único tratamiento posible consistía en aplicar calmantes.

Con el disgusto por lo sucedido, el hombre decidió trasladar a su esposa hasta el Parque Tecnológico de la Salud de Granada. Después de otra extracción de sangre y una radiografía, el médico de Urgencias les informó de que se trataba de una dolencia en la cadera, con los huesos calcificados, solucionable mediante una operación quirúrgica, ya solicitada.

Fuentes sanitarias indican que el hospital realizó “las acciones oportunas en cuanto a la atención”. “En cualquier caso, siempre que un paciente esté en desacuerdo con el dictamen médico tiene el derecho y la posibilidad de usar las vías que están establecidas para pedir las explicaciones: atención directa por el área de Atención a la Ciudadanía, libro de reclamaciones, o como ha hecho esta familia, a través de vía administrativa. En todos los casos, se realiza el informe correspondiente y se contesta al paciente”, apuntan.