Actualizado
sábado, 03 diciembre 2016
19:22
h
URGENTE

“No pretendemos hablar con cortijeros ni señoritos”

Sindicatos plantean movilizaciones en una asamblea de personal municipal si no varía la actitud del Ayuntamiento
  • EMPLEADOS. Participantes en la asamblea celebrada en el salón de plenos.
    EMPLEADOS. Participantes en la asamblea celebrada en el salón de plenos.

Los sindicatos UGT, SIP-AN, CSIF y Comisiones Obreras escenificaron la unidad frente al equipo de Gobierno en una asamblea a la que asistieron más de setenta personas según las fuentes. El representante más contundente fue el ugetista Toni Gil, quien explicó que su central contempla movilizaciones si, en el proceso de negociación, no hay un cambio de actitud de Cecilia Alameda, la concejal de Presidencia y responsable de Personal. “No queremos hablar con cortijeros, jefe de cortijo o señoritos”, dijo, literalmente. También se quejó de las “dificultades graves” en las conversaciones con los responsables municipales y citó la negativa a que hubiera asesores externos en las conversaciones o el haberse enterado “por Facebook” de una bolsa de empleo. También defendió la flexibilidad horaria, como en otros municipios, y la necesidad de una valoración de puestos de trabajo. “No estamos pidiendo que nos suban el sueldo, sino adecuar las retribuciones de los empleados públicos”, agregó. Por otro lado remarcó, en alusión a que en Alcalá gobierna el PSOE: “Ha llegado la hora de que se retraten los políticos de izquierdas”.

Mientras, Pedro García, del sindicato policial SIP-AN subrayó que los sindicatos van de la mano y que su central está por defender los derechos de toda la plantilla. También se quejó de “la pared” con la que tropiezan en la negociación del convenio municipal, con plantón incluido de los representantes de los trabajadores en la última reunión convocada. “No hay manera de avanzar”, manifestó en la asamblea el delegado alcalaíno.

Mientras, los representantes de Comisiones Obreras, José Ruiz, y del CSIF, Adrián Colmenero, se unieron a las críticas por el trato dado a los empleados públicos y la “escasa sensibilidad” del equipo de Gobierno. Por parte de la UGT también tomó la palabra su secretaria, Guadalupe Martell.