Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
19:36
h
URGENTE

Multitudinario recibimiento a Pedro Sánchez en Alcalá

|
25/04/2019
  • Image

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la Moncloa, Pedro Sánchez, ha sido recibido por una multitud agradecida en el municipio de Alcalá la Real.

Sánchez se ha comprometido este jueves en un mitin junto a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en Pinos Puente (Granada) a volver a Andalucía a “ayudar” en la campaña de las elecciones municipales del 26 de mayo. “Espero, creo, intuyo que como presidente del Gobierno”, ha añadido.

Sánchez ha reiterado este mensaje, que había lanzado poco antes en otro mitin en Alcalá la Real, en su último acto público en Andalucía durante la campaña de las elecciones generales del próximo domingo donde ha querido dejar claro que, al igual que a nivel nacional, tampoco quiere para los ayuntamientos un gobierno de las “tres derechas”.

Durante su intervención, el líder del PSOE ha pedido el voto a “la gente de izquierdas” que duda a quien votar y también a los que se estén planteando no hacerlo: “Si el próximo domingo no vamos a votar otros van a votar por nosotros”, ha advertido. A su juicio, hay votantes que no saben qué hacer, y dudan si votar a Ciudadanos, “porque no saben si será votar a la ultraderecha”, si votar al PSOE o a Podemos. Tras dejar claro que él gobernará “con los valores de izquierdas”, le ha dicho “a la gente que está dudando, sobre todo a la gente de izquierdas, que el 29 de abril es importante, pero el 28 es decisivo”.

De esta forma ha insistido que a partir del lunes 29 hablará “con todos”, pero ha insistido en llamar a concentrar el voto en el PSOE como “único partido que garantiza que España mira al futuro”. España, ha dicho, tiene “una enorme oportunidad” el domingo, pero para eso necesita “una amplia mayoría”.

“LA POLÍTICA CUENTA”

A quienes creen que “la política no es suficiente”, Sánchez les ha dicho que su Gobierno ha demostrado estos 10 meses “que la política cuenta” porque ha podido tomar medidas como el aumento del salario mínimo, la recuperación del subsidio de desempleo para los mayores de 52 años o de la cotización de las cuidadoras no profesionales del sistema nacional de dependencia.

En este caso, ha proseguido, el voto al PSOE tiene “una doble utilidad”, porque “garantiza que España avanza” y porque “es el único partido que puede frenar a la suma de las tres derechas”, un reto que, ha añadido, “merece la pena”.

Consciente de que tras las elecciones generales vienen las municipales, ha dejado claro que tampoco quiere para los ayuntamientos un gobierno de las “tres derechas” y, al igual que ha hecho poco antes en Alcalá la Real (Jaén), se ha comprometido a volver a “ayudar” en la campaña del 26M. “Espero, creo, intuyo que como presidente del Gobierno”, ha añadido.

Para Sánchez, la moción de censura dejó atrás cosas “vergonzosas” como gobernantes “que con una mano recortaban el Estado social y con la otra robaban a la clase media y trabajadora”.

VOX “DE NUEVO NO TIENE NADA”

Y además, ha cargado contra Vox afirmando que “de nuevo no tiene nada”, sino que es la ultraderecha que ya existía en los primeros años de la democracia, “añorando el franquismo”, que luego se integró en el PP y ahora tiene un nuevo partido, pero que lo que hace es “involucionar”. “Cuestionar la lucha contra la violencia de género, acabar con el SMI o decir que los ricos pagan muchos impuestos. *Pero en qué mundo viven, o a quién sirven?”, se ha preguntado.

Sánchez ha concedido que el mundo está viviendo “un cambio de época”, con desafíos como la digitalización, que obligarán a cambios fundamentales, pero ha rechazado que la solución sea la nostalgia del pasado, empezando porque “hay que cuestionar que fuese mejor que el presente”. Y es, que, a su juicio, la España de hoy, con sus problemas, es “un gran país, una gran España y hay que estar orgullosos de ella y de todas sus provincias y territorios”.

Sí ha apostado por “reforzar los valores colectivos”, los que unen a los españoles y apuestan por progresar, crecer y crear empleo, pero de manera sostenible, con sueldos dignos y sin que nadie se quede atrás. “No como quiere la derecha, el crecimiento de unos pocos a costa de la mayoría”, ha señalado.