Actualizado
martes, 21 mayo 2019
09:33
h
URGENTE

Marino Aguilera: “Esto es un amaño”

Cruce de acusaciones y de peticiones de dimisión en el bronco pleno sobre licitaciones
  • ADMINISTRACIÓN. Fachada principal del Ayuntamiento de Alcalá la Real.
    ADMINISTRACIÓN. Fachada principal del Ayuntamiento de Alcalá la Real.

Pocas veces se ha vivido un pleno tan “a cara de perro” como el de anoche, pedido por el PP para abordar recientes licitaciones y supuestas irregularidades en el expediente de la piscina de verano. El clímax de la tensión llegó en el punto en el que el portavoz del PP, Marino Aguilera, pedía explicaciones al edil de Festejos, Custodio Valverde, sobre la licitación referente a animación. Sin tapujos, después de preguntarse si el pliego lo había hecho la empresa adjudicataria o el Ayuntamiento, el edil popular le espetó: “Esto es un amaño”. Antes de pedirle que dimitiera, Aguilera hizo una retahíla sobre las supuestas coincidencias entre lo que se requería en el documento y el contenido del catálogo de esta compañía, la única que se presentó al proceso.

“Si es casualidad, y lo ha adivinado, le dejo que me eche el Euromillones”, dijo el concejal y candidato del PP a Valverde para seguir: “Retire el contrato y evite estos bochornos”. Este le recriminó que pusiera en duda la labor de los técnicos, algo que consideró grave, y argumentó que hay que afinar para que al Ayuntamiento no le den “gato por liebre”. El alcalde, Carlos Hinojosa, salió a la palestra para exigir a Marino Aguilera que dimitiera si no era capaz de ir al juzgado a denunciar. Lo acusó de hacer “juicios paralelos”. En cuanto a los contenidos pedidos recordó que no hay exclusividad, en alusión a que cualquier empresa podía presentarse.

Por su parte, aunque con menos intensidad, también fue bronco el cara a cara entre Aguilera y el concejal de Cultura, Juan Francisco Martínez, en torno a la adjudicación de la biblioteca y apoyo a servicios culturales, denunciado por la empresa que no consiguió los contratos ante un tribunal de la Junta. Martínez defendió la corrección del proceso de licitación en respuesta a cuestiones como por qué no valoró las ofertas una terna en lugar de un solo funcionario o de por qué no se contó con la directora de la biblioteca o cómo se acredita la experiencia de la firma adjudicataria. Aguilera también puso en duda un informe suscrito por la secretaria municipal que avala el proceso.

Por último, el pleno rechazó, pese al apoyo de IU, una moción del PP para crear una comisión informativa sobre las supuestas irregularidades de la piscina. La portavoz socialista, Cecilia Alameda, acusó a Aguilera de “sembrar la duda y enmarañar” y tildó la propuesta de “torticera y ruin” y “persecución política”. Anunció que el anterior adjudicatario ha aceptado la deuda. El PP dijo que puede haber prescripción y destacó que ha llegado a la Justicia que no se le facilite el expediente.