Actualizado
sábado, 17 febrero 2018
17:13
h
URGENTE

La entidad de Mures se hace con el bajo del centro social

Toma de posesión, con el visto bueno de la Justicia, del local y del parque
  • “CONQUISTA”. Un operario cambia la cerradura del bajo del centro social de Mures.
    “CONQUISTA”. Un operario cambia la cerradura del bajo del centro social de Mures.

Una puerta que ha tenido cuatro cerraduras en menos de medio año. En medio de un despliegue que incluyó la presencia de la Guardia Civil, la entidad local de Mures —representada por su presidenta, Francisca López, “Paquitina”, y el secretario, Iván González— tomó posesión del parque de la aldea del parque de la aldea, conforme al auto del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Jaén. Sin embargo, el magistrado Raúl Muñoz amplió el permiso para que la administración mureña se haga con el control del bajo del centro social —una sala de usos múltiples—. Así, la entidad ejerció su derecho a sustituir la cerradura.

Se trata de una victoria, aunque parcial, en la pugna contra el Ayuntamiento de Alcalá, ya que la Justicia no permite, por ahora, hacerse con el control del centro social en sí, gestionado por una empresaria tras una adjudicación municipal. De hecho, al tratarse del mismo edificio, se ha colocado un cerrojo para evitar que personas puedan acceder desde la Sala de Usos Múltiples hasta el bar del centro social y viceversa.

Paquitina no puede ocultar su alegría con el triunfo. “Estamos contentos de que se haya hecho justicia. Esperamos que las cosas vuelvan a su cauce. Que quede claro que seguiremos luchando para que el centro social al completo también esté al servicio de los vecinos de Mures”, afirma. Por otro lado, la dirigente de Izquierda Unida niega tajantemente que, el pasado 16 de agosto, durante las fiestas de San Roque, rompiera la puerta “con un porro o a patadas” como —asegura— han dicho representantes del PSOE. Francisca López —que pretendía que pudieran usarse los servicios al estar el bar del centro social cerrado esos días— fue denunciada por el Ayuntamiento —que volvió a cambiar la cerradura— por esos hechos. Ahora, al autorizar un juzgado a que la entidad tome posesión de esa parte del inmueble, la presidenta se siente más respaldada en la decisión que tomó, ya que asevera que su único objetivo era abrir al pueblo las dependencias.

El equipo municipal de Gobierno alcalaíno también se pronuncia sobre lo ocurrido. Asegura que “sigue siendo y mostrándose como una administración respetuosa con los cauces administrativos y judiciales”. “Por eso ni se hizo aspavientos con el archivo de la denuncia por prevaricación hacia el alcalde, ni se hizo espectáculo ficción cuando se produjo la desestimación parcial de lo solicitado por la entidad respecto del Centro Social, ni se va a hacer hoy [por ayer]”, afirma. En esta línea garantiza que colaborará con el resto de administraciones y la Justicia “para aclarar todo lo concerniente a Mures”. Los ediles acaban: “Porque para el Ayuntamiento de Alcalá la Real se insiste en que no se debe perder de vista que la gran perjudicada está siendo la ciudadanía que vive en Mures”.