Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

IU adelanta otra denuncia penal contra el alcalde

La portavoz de Izquierda Unida, Rafaela López, intentó, en un último pleno, plantear una cuestión de orden para que interviniera en el mismo la presidenta de Mures, Francisca López, “Paquitina”. Después de unos minutos de desconcierto y polémica, el PSOE y el PP estimaron que el asunto no era urgente. Por ello, la edil aprovechó el turno de ruegos y preguntas para dirigir una prolija diatriba a contestar una intervención en una sesión anterior de la concejal de Servicios Sociales, María José Aceituno, sobre la polémica generada en la entidad en torno al derecho del centro social a colocar mesas durante las fiestas de San Roque. La portavoz opositora hizo una intervención con la alegoría de un cuento en el que Paquitina era la bruja —esta incluso estuvo presente entre el público con ese disfraz—. Rafaela López dirigió descalificaciones contra representantes socialistas, como el alcalde, Carlos Hinojosa, y María José Aceituno. También denunció que los socialistas habían convertido a su portavoz en la aldea, “la doncella María Villegas”, en la “pedánea de facto”, de la que dijo que es un “caballo de Troya” y fue “nombrada a dedo” por Carlos Hinojosa, que pretende “hacer sombra a la bruja elegida por ello pueblo”.

Además, mostró su malestar con que el Ayuntamiento diera la licencia de obra menor para que Villegas construyera un pozo —situado en el paraje Fuente de Tudela—, en el perímetro de protección del acuífero que abastece a Mures. También arremetió contra la supuesta falta de actividades en el centro social y la contrapuso con la sala de usos múltiples, en manos de la entidad local. Por este asunto, habló de “atropello jurídico y político” y reclamó la dimisión del alcalde, ya que la concesión de la licencia, corresponde a Mures. Dijo que lo denunciará ante la Fiscalía por varios supuestos delitos.

En cuanto a Aceituno, Rafaela López aseguró que en una ocasión expulsó de una reunión sobre educación celebrada en el centro social de la aldea a un vocal del PP, Cándido Pérez Berlanga, que fue como padre.