Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

Inquietud por la proliferación de hongos en fincas de olivar

Charla-coloquio con consejos ante el problema facilitado por las lluvias
  • EXPECTACIÓN. El salón de actos de la Casa de la Juventud se llenó con motivo de la conferencia-coloquio de Manuel Ruiz.
    EXPECTACIÓN. El salón de actos de la Casa de la Juventud se llenó con motivo de la conferencia-coloquio de Manuel Ruiz.

La preocupación es palpable. Más de ciento cincuenta personas abarrotaron el salón de actos de la Casa de la Juventud para seguir una charla promovida por la Asociación de Producción Integrada (API) Alcalá-Sierra-Frailes con motivo de la proliferación de hongos en olivares de la zona, que alarma a muchos cultivadores por sus consecuencias negativas para la planta y la próxima cosecha.

El invitado a la conferencia-coloquio fue una autoridad en la materia, Manuel Ruiz, responsable de Entomología del Laboratorio de Sanidad Vegetal de Jaén. El experto constató la defoliación y la pérdida de brotes y tallos causadas por diversos tipos de hongos, que también se dejan ver en forma de manchas y chancros. Destacó como causa las cuantiosas lluvias y la frecuencia de otoños cálidos y con abundantes rociadas, sin olvidar las heridas ocasionadas por los medio mecánicos de recolección —vibradores y “peines”—.

Los hongos están detrás de enfermedades detectadas, que más allá de los habituales repilos común y plomizo e incluso la verticilosis, se manifiestan en otras como la lepra o el escudete. Algunos de los tipos localizados en las muestras son los géneros “neofusicoccus” y vinculados con insectos transmisores “coleotricus”.

Acompañó a Ruiz el director técnico de la API, Rafael Castro, quien, junto con él ofreció consejos ante una situación que llegó a tildar de “dramática”. Entre las recomendaciones ofrecidas, además de efectuar un tratamiento con fungicidas, estaban una poda adecuada y minuciosa, que airee y sanee el olivo; la pulverización en días idóneos y con una buena regulación previa de la maquinaria, no varear los árboles mojados, evitar un exceso de nitrógeno en el abonado y efectuar varias fertilizaciones, incluida una en otoño. Los oradores constataron que se trata de hongos con síntomas confusos y sobre los que todavía queda mucho por conocer. Al final del acto, que duró alrededor de dos horas, los presentes tuvieron la oportunidad de plantear las dudas y preocupaciones sobre el problema y sobre la utilización de fungicidas más convenientes.

Castro puso a disposición de los presentes los servicios de la API y recordó que, para los socios, tanto los análisis de muestras como las visitas de técnicos a las explotaciones resultan gratuitas. Igualmente les ofreció que visiten las instalaciones, situadas en la calle en la calle Doña Garoza, para plantear cualquier consulta.

un mensaje acerca de la “xylella”

En relación con la “xylella”, Manuel Ruiz destacó que el mortífero hongo está ausente en la comarca. Sobre los supuestos productos preventivos y milagrosos dio a entender que aplicarlos es “tirar el dinero. Puntualizó que estos artículos carecen de el pertinente registro. Asimismo subrayó que el foco en un invernadero de Almería está controlado.