Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Fin de curso por todo lo alto

“Alcalá Baila” cierra la temporada con una gala y un acto de convivencia

Un colectivo con tirón. La asociación Alcalá Baila cerró la temporada con dos convocatorias muy participativas: una gala en el teatro Martínez Montañés y una comida de convivencia en el silo. La velada musical, en el que el patio de butacas del espacio escénico estaba lleno, contó con dieciocho coreografías. Algunas de ellos fueron protagonizadas por bailarines de Alcaudete, Villarbajo (Martos) y Torredonjimeno, sin olvidar un cuadro vinculado con el colectivo Aprompsi y un grupo integrado por menores de edad.

En la actividad, presentada por Fátima García, se sucedieron sobre las tablas se sucedieron flamenco, danza del vientre, salsa, bachata, kizomba, valses, rock and roll y danza de estilo libre. El cierre llegó con una rueda de salsa a cargo de los miembros de “Alcalá Baila” de nivel avanzado. En la especial noche contó con la presencia destacada de las escuelas de Carmen Buelno y Sonia Cano y el profesional libre José Algar.

El numeroso público agradeció el esfuerzo y la entrega de los participantes. La décima gala del colectivo alcalaíno fue el colofón para un intenso curso —que comenzó en octubre de 2017 y terminó hace unos días— en el que más de 180 socios aprendieron salsa, merengue, chachachá, bachata, cumbia, kizomba, sevillanas, pasodoble, rumbas y danza del vientre. La ceremonia fue organizada por Alcalá Baila, con la colaboración del Ayuntamiento. El verano sirve de descanso, aunque la presencia del colectivo será visible en iniciativas como la Fiesta Medieval.

La asociación, presidida por José Cobaleda, dejó patente que el proyecto está abierto a quienes quieran aprender a bailar y a disfrutar de los beneficios para la salud de esta disciplina. En este sentido, el discurso de García dejó claro que se imparten diferentes niveles en horario flexible. Por ello, instó a apuntarse a las personas que quieran unirse al proyecto.

En cuanto al encuentro del silo, el almuerzo, que se prolongó a lo largo de varias horas, sirvió de balance para intensos meses de aprendizaje y superación a través de las clases y la reuniones celebradas por la entidad cultural.