Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
20:37
h
URGENTE

El casco urbano y las aldeas tienen 1.500 viviendas vacías

La iniciativa municipal en la materia ayudará a potenciar la rehabilitación
  • REIVINDICACIÓN. La presidenta de Mures, Francisca López, vestida de bruja, muestra carteles.
    REIVINDICACIÓN. La presidenta de Mures, Francisca López, vestida de bruja, muestra carteles.

El pleno ordinario celebrado anoche aprobó, de manera inicial, el plan municipal de vivienda y suelo. El documento, aparte del acceso a líneas de ayudas de la Junta y el Gobierno central, tiene como ejes el fomento de la rehabilitación, la recuperación de espacios urbanos y la construcción en los solares disponibles. El concejal de Urbanismo, José López, ofreció datos sobre la situación actual. Según los datos, hay más de 1.500 casas y pisos vacíos. López dijo que representan el 12% del total de viviendas del municipio, aunque matizó que los datos se extraen del padrón, de manera que en esta estadística puede haber inmuebles sí habitados en realidad. Esto se verificará con los consumos de electricidad y de agua. De estas construcciones sin habitantes, en torno a un tercio se sitúa en el casco antiguo, otro en las aldeas y el resto en otros puntos de la ciudad. La cifra estimada de viviendas que necesitan rehabilitación se estima en 1.200. El estudio habla de 135 infraviviendas, aunque menos de veinte acogen a familias.

La oposición confrontó estos datos con las previsiones del actual Plan General de Ordenación Urbana, de hace más de diez años, preveía la construcción de 5.000 viviendas. Desde IU, Rafaela López, pidió dotación económica suficiente y se preguntó si no había arquitectos solventes, pues el trabajo se había encargado a un profesional de Sevilla. A esto último, José López contestó que es un estudio especializado en estos planes. La edil de Izquierda Unida adelantó que hará un vídeo con todas las viviendas deterioradas del casco antiguo. El popular Marino Aguilera calificó de “temeridad” que el plan se aprobara solo un día antes de la fecha límite y habló de improvisación. Criticó que no se hubiera consultado a la ciudadanía para pulsar, por ejemplo, la necesidad de vivienda de producción oficial. A su juicio, tal circunstancia representa “un defecto de forma grave”. El portavoz del PP aseguró que desde el sector de la construcción se pide que las próximas unidades urbanísticas sean más pequeñas. José López en sus prolongadas exposiciones, en las que rebasó el tiempo estipulado, algo que fue motivo de comentarios jocosos por parte de los miembros de la Corporación, desveló que se prevén intervenciones en el claustro de El Toril, actualmente de propiedad privada. También se considera que el edificio del Ayuntamiento y el de la Casa Pineda son susceptibles de acogerse a ayudas.

En el pleno varias personas de Mures vinculadas con IU, entre ellas, la presidenta, Francisca López, “Paquitina”, y su padre, Francisco López (quien fue desalojado en la anterior sesión) exhibieron carteles críticos con el alcalde, Carlos Hinojosa, y el equipo de Gobierno. Entre otros mensajes se leía “El Ayto. nos roba”. Al cierre de esta edición, se vivía una acalorada polémica, ante la pretensión de Rafaela López de debatir una modificación del reglamento de los plenos. Su objetivo era dar voz a Paquitina y su progenitor en relación con la polémica, desde hace un año, sobre la colocación de mesas por parte del centro social en las fiestas de San Roque.