Actualizado
jueves, 23 noviembre 2017
19:46
h
URGENTE

Dimisión del hermano mayor de la cofradía de la patrona

Jesús Castillo denuncia “ofensas” y ataques a un miembro de la directiva
  • EN AGOSTO. Jesús Castillo, en el centro, con la medalla, junto a miembros de la junta directiva de la cofradía, ediles y el cronista oficial del municipio.
    EN AGOSTO. Jesús Castillo, en el centro, con la medalla, junto a miembros de la junta directiva de la cofradía, ediles y el cronista oficial del municipio.

El hermano mayor de la Real Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes, Jesús Castillo, renuncia al cargo. Pero no lo hace de cualquier manera. Dos años después de tomar posesión, y apenas transcurrido un mes de la fiestas patronales, el joven expone en una carta a los miembros del colectivo las razones por las que decide irse.

En el escrito dice, literalmente, que la hostilidad mermó su “templanza”. El dimisionario habla de un “pastel” grande en el seno de la directiva, de la que la “guinda” fue, según él, el “ataque” que protagonizaron varios miembros de la junta de gobierno y vocales. Al respecto, detalla que revelaron “con carácter oficial” al capellán, el sacerdote Juan Ramón Gómez, datos personales referentes a la sexualidad para dañar a un miembro del equipo; es decir, para menoscabar su imagen.

Al respecto, Castillo recuerda que la “alevosía” con la que obraron puede suponer un delito. En otro párrafo, Castillo asevera que personas que no simpatizaban con su gestión lo han ofendido públicamente aludiendo a cuestiones de índole personal. El ya exdirigente dice que se topó “con el oscurantismo, los rumores, los ataques personales, la envidia y el afán de protagonismo”, de manera que ni en los momentos más felices se le dejaba disfrutar. “Progresivamente se ha creado un clima donde las confabulaciones son las protagonistas”, se queja Castillo.

En sus argumentaciones, el hasta hace unos días hermano mayor carga contra la actitud de sus detractores, por ir contra los cambios que introdujo para acerca la Virgen de las Mercedes al pueblo, a su juicio, decisiones no caprichosas ni arbitrarias. La “ruptura” en el seno del grupo se plasmaba, de acuerdo con Jesús Castillo, en que primaba la “perfidia” y “todo traía discusiones”, desde cuándo vestir a la patrona, al atuendo o el itinerario de las procesiones. También razona que ninguna persona debe eternizarse en los cargos ni heredarlos dentro de una familia. Además, sostiene que designó a los componentes de la directiva en función de los méritos y el trabajo realizado. Castillo lamenta que hay personas muy preocupadas por salir en el documental y el programa de la cofradía, que quieren un puesto destacado y sin incomodidades en la procesión, y que solo aparecen en los actos con público.

En referencia a los jóvenes, apunta que parecen haber olvidado que se trata de una organización religiosa y no un empresa en la que competir y verse como rivales. En otra línea, indica que sus antecesores vieron comportamientos similares a los denunciados en la carta, pero que no se rebasaron las “líneas rojas”. Pide que su comunicado haga reflexionar y la cofradía mejore y crezca.

pesar en el seno del colectivo

Miembros de la junta directiva y del grupo de vocales expresan a Diario JAÉN su “desacuerdo y profundo pesar” por las afirmaciones de Jesús Castillo en su carta de dimisión. Creen que ni la forma ni el procedimiento son los adecuados, pues ellos deberían haber sido los primeros conocedores de la decisión y los motivos. Anuncian que ahora se darán los pasos que marque la Delegación de Cofradías de la Diócesis de Jaén.

una despedida muy extensa y pública
idcon=12941193;order=13

La situación generada en la cofradía es inédita en el fondo y las formas. Jesús Castillo se ha encargado de hacer pública su decisión a través de una extensa misiva de dos páginas. En el texto, el ya exresponsable de la cofradía reflexiona sobre lo ocurrido y detalla el enrarecido panorama que, a su juicio, se vive en el seno de la junta directiva que representa a un colectivo de unos 1.300 hermanos. El joven declina hacer declaraciones sobre su renuncia y se remite a la carta.

ocasión para la número dos

Fuentes de la Diócesis confirmaron a este periódico que ya han recibido el escrito de renuncia de Jesús Castillo. Indican que el siguiente paso es que el obispo, Amadeo Rodríguez, dé el visto bueno a la dimisión. A partir de ahí, explican, la vicehermana mayor, María de los Ángeles Sánchez, si lo desea, tiene la opción de convertirse en la sucesora en el cargo del joven. En caso contrario, se explorarían otras posibilidades.