Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
10:21
h
URGENTE

Devoción en olor de multitud

La procesión de la Virgen de las Mercedes congrega en la calle a cientos de fieles

El desfile de la Virgen de las Mercedes, patrona de Alcalá la Real, cerró las fiestas de agosto. La procesión fue multitudinaria, con la presencia a lo largo del recorrido de cientos de fieles, tanto vecinos del municipio como residente en otros lugares, con especial presencia de emigrantes.

Este año, uno de los alicientes era el cambio del recorrido, que hizo que la imagen mariana y su cortejo se adentraran en la parte sur del casco urbano. Después de salir de la iglesia de Consolación, la comitiva pasó por la zona de las callejuelas de la Plaza —en el entorno del Ayuntamiento— y, a través de Angustias y Miguel de Cervantes —de los Caños— desembocó en la calle Álamos. Desde allí enfiló la Avenida de Andalucía y entró en Fernando el Católico, desde donde emprendió el regreso al templo a través de la Avenida de Europa, Miguel Hernández, el Paseo de los Álamos y El Llanillo. El acompañamiento musical correspondió a dos bandas, la de la asociación Pep Ventura, como es costumbre, y la Agrupación Juvenil Nuestra Señora de las Angustias, que iba por delante de la anterior y por la mañana protagonizó la diana.

Cubrieron el trayecto buena parte de la Corporación Municipal bajo mazas, encabezada por el alcalde, Carlos Hinojosa; representantes de la Policía Local y la Guardia Civil, sacerdotes y responsables de las hermandades. No faltaron mujeres ataviadas de mantilla, ciriales, el incensario y estandartes, gallardetes y guiones. Para la ocasión se hizo especial hincapié desde el Ayuntamiento y la cofradía en el uso de protectores, de manera que la cera de las ciento de velas utilizadas en la procesión no supusiera un problema añadido para la seguridad peatonal y del tráfico. La zona del itinerario lucía engalanada para la ocasión, con numerosas colgaduras en balcones y fachadas. El regreso de la comitiva coincidió con el lanzamiento de fuegos artificiales para honrar a la patrona y decir adiós a días intensos, iniciados el 6 de agosto con la novena.

El desfile vespertino y nocturno fue el colofón para una jornada marcada por las manifestaciones de fe hacia la Virgen de las Mercedes. Aparte de la diana por las calles del casco antiguo, a primera hora hubo repique general de campanas, con lanzamiento de cohetes. Además hubo dos funciones de iglesia. La misa fue concelebrada e incluyó, como es habitual, la presencia de la Corporación Municipal bajo mazas. La capilla de música correspondió a la Coral Alfonso XI, dirigida para la ocasión por Juan Rafael Gómez. La otra eucaristía, con comienzo a las siete de la tarde, resultó, igualmente, masiva.