Actualizado
domingo, 26 mayo 2019
00:15
h
URGENTE

Cita contra viento y marea

La celebración se mantiene pese a la falta de hermanos y las dificultades
Ver comentarios
|
16/05/2019

La romería de Las Caserías no pasa, precisamente, por su mejor momento. Este año las circunstancias en contra eran muchas. Sin embargo, la fiesta consiguió adelante. Por un lado, pesaba la ausencia de hermanos mayores que se hicieran cargo de la organización. Eso se solventó con un sistema en el que las actividades se organizaron con las cuotas pagadas por los devotos. Otro factor negativo fue que la festividad cayó en medio de semana. De cualquier manera, la otrora masiva peregrinación atrajo a decenas de fieles, principalmente personas de avanzada edad vinculadas con el medio rural de Alcalá la Real. No obstante, hubo un grupo de peregrinos, principalmente mujeres, que acudió a pie desde el casco urbano para disfrutar de la cita.

Las actividades empezaron el martes, a última hora de la tarde, con una misa en honor de los hermanos difuntos. Ayer, la gente comenzó a acudir hasta la ermita próxima a la carretera de Priego pasadas las once de la mañana. Las imágenes de San Isidro Labrador y de la Virgen del Carmen quedaron expuestas bajo una carpa en la que se celebró una misa, a cargo del párroco, Francisco Javier Delgado. Actuó el coro romero Aromas de la Sierra. Después de la eucaristía partió la procesión, que este año acortó su recorrido. Además solo hubo una carroza. El alcalde, Carlos Hinojosa, y otros ediles asistieron al desfile, amenizado por la charanga Mega Brass. No faltaron las banderas.

A la llegada, este año se suprimió el habitual guiso ofrecido por la hermandad. Sin embargo, los presentes almorzaron debajo de los olivos o en El Chiringuito de Paco. La sobremesa estuvo amenizada por música en directo. Este año tampoco se editó el programa de las fiestas de Las Caserías. Diario JAÉN estuvo presente en el núcleo rural diseminado con medallas de San Isidro, elaboradas especialmente para la ocasión. Aunque los síntomas de declive son claros, varios centenares de personas son hermanos y, en la medida de sus posibilidades, acuden a las celebraciones anuales.