Actualizado
martes, 15 enero 2019
22:34
h
URGENTE

Cáritas realoja a 25 personas que dormían en las calles

Iniciativa para ayudar a los inmigrantes llegados con motivo de la aceituna a mitigar los peligros de la ola de frío
|
12/01/2019
  • EXTRANJEROS. Un grupo de subsaharianos, ayer a mediodía, en las cercanías de la estación de autobuses.
    EXTRANJEROS. Un grupo de subsaharianos, ayer a mediodía, en las cercanías de la estación de autobuses.

Implicación total. Cáritas Interparroquial consigue sacar de las calles a veinticinco inmigrantes, que, de esta manera, no dormirán a la intemperie durante la presente ola de frío. El coordinador de la entidad, Juan Manuel Ortiz, detalla que un grupo de voluntarios se movilizó el jueves por la noche, cuando ya empezaban a extremarse las temperaturas, ya de por sí bajas. El responsable informe de que cinco de los extranjeros se han reubicado en los dos albergues públicos —situados en el antiguo centro de mayores de la Avenida de Iberoamérica y en El Coto— mientras que los restantes se encuentran alojados en la Hospedería Zacatín. La propia organización católica se encarga de asumir el coste.

Ortiz detalla que la medida, en principio, está en marcha hasta el lunes, cuando se espera que las temperaturas nocturnas se normalicen. Según precisa, los beneficiarios de la propuesta son, sobre todo, personas que solían pasar la noche en los andenes de la estación de autobuses. En cambio, quienes recurren a los cajeros bancarios de El Llanillo y otros puntos del casco urbano continúan en el lugar, ya que, al ser el traslado una medida temporal, declinaron marcharse por temor a perder estos habitáculos en los que, al menos, duermen a cubierto. Conforme a los datos de Cáritas, en los últimos días la cifra de temporeros en las calles se encuentra entre cuarenta y cincuenta.

Por otro lado, ante la ola de frío voluntarios de la entidad se movilizan estos días para repetir, como ya se ha hecho de manera esporádica en las últimas semanas, para repetir el reparto de bebidas calientes y para interesarse por la situación de los sintecho. Esta campaña, componentes de Cáritas y de otros colectivos han colaborado en el servicio de comidas del antiguo centro de jubilados, con una mejora fundamental consistente en la contratación de una cocinera profesional, lo que ha mejorado la calidad de los alimentos. Por la sede de Cáritas, situada en la calle Alonso Alcalá —Braceros— pasan cientos de extranjeros de muy diferentes nacionalidades. En las instalaciones se distribuyen cientos de mantas, así como ropa y calzado y alimentos para las personas con menos recursos.

La campaña de recolección de la aceituna avanza con rapidez ante la falta de precipitaciones desde hace semanas. Actualmente, se halla en su ecuador. Al haber una producción muy elevada, las oportunidades de trabajo se incrementan para los inmigrantes, aunque a veces se dan situaciones de verdadera explotación.