Actualizado
jueves, 24 mayo 2018
18:40
h
URGENTE

Alumnos de Cocina regalan 339 euros al colectivo Afanies

Recaudación del “bocadillo solidario” del instituto Antonio de Mendoza
  • GRATITUD. Responsables de “Afanies” con participantes en el curso de cocina y otros representantes del instituto.
    GRATITUD. Responsables de “Afanies” con participantes en el curso de cocina y otros representantes del instituto.

Un gesto muy bien recibido. El instituto Antonio de Mendoza entregó al colectivo de familias de niños con necesidades especiales Afanies los 339 euros recaudados con motivo del “bocadillo solidario” ofrecido en el centro educativo con motivo del Día de la Paz. La veintena de alumnos del curso de Formación Profesional Básica de Cocina y Restauración preparó y sirvió un desayuno saludable consistentes en un sándwiches vegetales y zumos que se vendieron a un euro y medio.

Tres responsables de “Afanies”, con la presidenta, Trinidad Cano, a la cabeza se desplazaron hasta las instalaciones académicas para recibir el dinero de manos del director, José Hidalgo. “Es una gran alegría lo que han hecho estos niños. Para nosotros supone mucho. Ya hay otra lucecita de ellos en nuestra sala”, afirmó Cano. La dirigente precisó que el donativo se empleará para material necesario para la asociación. Tres de los menores del colectivo Afanies cursan sus estudios en el centro de Educación Secundaria, situado en El Coto.

El alumnado del instituto Antonio de Mendoza no es el único que apoya a “Afanies”. El 2 de junio habrá una gala en el teatro Martínez Montañés, gracias a un musical de la entidad malagueña Enteatrados —formada por un grupo de profesores, incluida una alcalaína—. La recaudación será íntegra para el colectivo. La asociación Afanies cuenta con una trayectoria de ocho años. En este tiempo ha alcanzado un número de 270 socios y 33 niños y adolescentes atendidos, procedentes de Alcalá y otros puntos de la comarca de la Sierra Sur. La sede se encuentra en el centro social de La Tejuela, donde cuentan con un aula para cuestiones administrativas y una sala multisensorial para terapias, en ambos casos cedidas por el Ayuntamiento. Desde mediados de 2017, la organización cuenta con una trabajadora social, la joven alcalaína Mercedes Cano-Caballero. La sede abre en horario de mañana y de tarde en función de las necesidades.

La presidenta anima a colectivos sociales y culturales a animarse a colaborar con ellos. “Cada aportación supone una sorpresa y una calidad más para ellos”, apunta. Uno de los próximos retos es incorporar el servicio de equinoterapia. Trinidad Cano adelanta que hay avances sustanciales para conseguir el caballo necesario y para sufragar los costes. Uno de los retos de la asociación es continuar con la atención de los niños que, en algunos casos se aproximan a la mayoría de edad, y, en ocasiones no acuden ya a centros educativos ni ocupacionales.