Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
13:38
h
URGENTE

Venta de catorce naves en el polígono de Marmolejo

Los inmuebles pueden tener uso tras la llegada de la electricidad
  • PATRIMONIO PÚBLICO. Aspecto de las naves que se adjudicarán mediante subasta, unos inmuebles situados en el polígono Las Calañas.
    PATRIMONIO PÚBLICO. Aspecto de las naves que se adjudicarán mediante subasta, unos inmuebles situados en el polígono Las Calañas.

Fase decisiva en un proyecto vital para el futuro económico de Marmolejo. El último pleno municipal dio luz verde a la venta de catorce naves industriales del Ayuntamiento, situadas en el polígono Las Calañas. En la sesión, la iniciativa del equipo de Gobierno socialista, que tiene mayoría absoluta, consiguió el apoyo del Partido Andalucista y Ciudadanos, aunque el PP se abstuvo.

El alcalde, Manuel Lozano, subraya la importancia de este paso. Cada uno de los inmuebles está valorado en 72.000 euros más IVA, aunque puede adjudicarse por precios mayores ya que el proceso se efectuará mediante subasta pública. Todas las construcciones son iguales, con 480 metros cuadrados de superficie. “Están terminadas y con los servicios listos, en la puerta para instalarse”, indica el edil socialista.

Sus perspectivas son que en agosto se realicen los trámites de publicación y en septiembre se reciban las pujas. Lozano subraya que las naves tienen la declaración de obra nueva y todo preparado para la firma de las escrituras por parte de los compradores. De acuerdo con Lozano, aunque es más que probable que no se vendan las catorce naves en esta subasta, existe expectación, pues son varios los empresarios que han preguntado en el Ayuntamiento con intención de instalarse en Las Calañas. Una vez concluida la venta, las naves que queden pendientes quedarán a disposición de quienes quieran ubicarse en el polígono. Las edificaciones en cuestión se levantaron con fondos del primer Plan E —una iniciativa lanzada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero—. Sin embargo, llevaban prácticamente una década en el “dique seco” porque la falta de electricidad en el polígono impedía cualquier utilización. El alcalde indica que una de las prioridades de su equipo, desde que llegó al poder en 2015, era la electrificación y la puesta en valor de las naves.

La primera fase llevó la luz a una parte de Las Calañas gracias a una inversión millonaria en la que colaboró con una aportación significativa la Diputación Provincial. La intención de Manuel Lozano es que el conjunto del polígono tenga suministro a lo largo de 2019 o, como muy tarde, a principios de 2020.

Lozano subraya que es “un lujo” que un pueblo como el suyo, con unos 7.000 habitantes, disponga de más de 250.000 metros cuadrados “a pie de autovía”. “Las Calañas está a tres horas de Madrid y una y media de Sevilla, en un sitio excelente”, resume. Del espacio valora sus calles amplias y los servicios, que, en breve espacio de tiempo, se completarán con un punto limpio de la Junta de Andalucía y otro de acopio de escombro promovido por la Diputación. El resto del espacio que queda sin ocupar está a expensas de la culminación de la electrificación. Conforme a los datos de Lozano, el 90% pertenece al Ayuntamiento, mientras que otras parcelas se encuentran en manos de particulares.

El espacio del balneario se reabrirá este viernes
idcon=13421263;order=9

Meses de intenso trabajo dan sus frutos. Este viernes, a las nueve de la noche, será la inauguración del espacio del balneario. La reapertura del recinto permitirá que vecinos y visitantes acudan al recinto para beber sus aguas, pasear por los jardines o conocer el centro de interpretación sobre este histórico recinto, que luce radiante después de su rehabilitación. En la última fase de los trabajos se reubicó la antigua cúpula, que ahora puede verse en el nuevo aparcamiento existente tras las naves de la antigua embotelladora. Sirve como elemento decorativo a modo de rotonda. Manuel Lozano, tras las obras acometidas por el Ayuntamiento, subraya que el balneario es un lugar muy especial rescatado del abandono y el olvido al que estuvo sometido los últimos años y permite recuperar las aguas como gran seña de identidad local.