Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
08:24
h
URGENTE

Valdeastillas quiere que acabe su sinvivir con la electricidad

La asociación de vecinos exige un suministro independiente para evitar apagones
  • UNIDOS. El presidente del colectivo ciudadano, Juan Antonio Domínguez, con convecinos, junto al transformador que les trae por la calle de la amargura.
    UNIDOS. El presidente del colectivo ciudadano, Juan Antonio Domínguez, con convecinos, junto al transformador que les trae por la calle de la amargura.

Arrastramos esta situación desde hace años. Un problema que nos causa multitud de molestias en nuestros hogares, perjuicios económicos y también psicológicos”, explica Juan Antonio Domínguez, presidente de la Asociación de Vecinos Valdeastillas, una de las entidades integradas en la Federación Objetivos Comunes. Este jiennense, como el resto de los que reside en la urbanización de la Carretera de Córdoba, está harto de quedarse sin algo tan básico, como la electricidad, cuando más falta hace. “Las interrupciones en el suministro suelen llegar en pleno invierno, por la tarde o, directamente por la noche, cuando la mayoría de las familias se encuentran en sus casas”, explica. Es decir, dejan de funcionar electrodomésticos básicos y se les chafa aquello del calor del hogar. Ni es algo aislado, ya que los cortes de luz afectan a las 69 viviendas, en las que moran unas doscientas personas, ni ocurre desde hace poco, ya que, como sostiene el representante vecinal, esperan que llegue una solución desde hace años.

La última reclamación presentada a la compañía eléctrica data del 12 de febrero de 2016. En esta queja ya se hace constar que los cortes ocurren cada vez que hace llueve o hace algo de viento, tampoco es preciso sufrir una ola siberiana, como apuntan, para que el sistema se venga abajo. El problema lo tienen localizado estos jiennenses. “Al parecer, viene por las líneas de transporte que dan servicio a la zona conocida como Camino de la Herrería, que se encuentran conectadas o enlazadas al transformador que se encuentra instalado en barrio. Al estar al aire libre y, al parecer, ser obsoletas, generan los cortes de luz”, argumenta el presidente de la asociación que llama la atención sobre el hecho que las líneas que dan servicio a la urbanización sí están soterradas, precisamente, para evitar problemas del tipo de los que sufren, y conforme a la normativa vigente.

Este sinvivir que sufren en Valdeastillas se remonta, como apunta, casi a dos décadas atrás y ya trató de solventarlo la asociación cuando estaba presidida por Miguel Castro que, al menos en otras dos ocasiones, presentó escritos a la empresa que prestar el servicio, a la que recuerdan que el transformador fue sufragado por la propia junta de compensación de propietarios, por exigencia de Endesa, a la que se le cedió una vez terminado, con el compromiso de que estuviera garantizado el mantenimiento, la conservación y el buen servicio a los vecinos.

Las interrupciones en el suministro eléctrico son uno de los quebraderos de cabeza de Valdeastillas, como recuerda Juan Antonio Domínguez. Otro de ellos es la depuradora, que genera malos olores en verano. En la última reunión que mantuvieron con el Ayuntamiento, la asociación arrancó el compromiso del equipo de Gobierno de sellar las instalaciones para acabar con este “serio problema”.

Problemas de acceso de vecinos de gran tonelaje
idcon=13196423;order=9

Un autobús, que conecta la urbanización Valdeastillas con la ciudad de Jaén, sufrió un pequeño accidente en la entrada al barrio. El coche de línea, precisamente, impactó contra la señal que da la bienvenida al barrio. Testigos aseguran que fue debido a la gran cantidad de maniobras que tienen que hacer los vehículos de gran tonelaje para llegar a esta parte del casco urbano, que está en la conocida como Carretera de Córdoba, conectada directamente con la A-316. Este hecho fue denunciado por la asociación cuando mantuvo una reunión con el equipo de Gobierno y, directamente, el colectivo planteó que la construcción de una rotonda acabaría con esta deficiencia. La respuesta que recibieron fue que la Administración local estudiaría la posibilidad de construir la glorieta, con la duda de si le corresponde al municipio o a la Junta de Andalucía acometer estos trabajos. Los residentes lamentan que sea tan difícil que lleguen camiones o buses y dejan claro que accidentes, como el ocurrido esta misma semana, solo es un ejemplo de un problema que sufren desde hace años.